jueves, 14 de diciembre de 2017

Lo más escrito en 2017

He visto que en Google se puede consultar lo más buscado en 2017... pues yo voy a poner mi top ten de lo más escrito en mi jornada laboral en 2017:

10. Techos (cocinas, obradores de panadería y obradores de morcillas y otros preparados cárnicos): desconchones en techos con desprendimiento de partículas, humedades con ennegrecimiento de la superficie del techo, agujeros en techos, ausencia de placas de escayola, presencia de crecimientos verdosos y negruzcos en los rincones y uniones techo-pared, manchas y restos alimenticios en formas de salpicaduras y pegotes groseros... la máxima expresión fue encontrar una gotera de grasa por filtración del falso techo desde un tubo de extracción de una campana. 

9. No se destacan los alérgenos en las etiquetas de forma diferenciada al resto de ingredientes. No se dispone de información sobre alérgenos de las preparaciones culinarias. Los alérgenos indicados no pertenecen a los grupos establecidos en la normativa. La información sobre alérgenos no se corresponde con la realidad de los ingredientes utilizados... variantes las que se quiera...  ya si nos ponemos, el orden de ingredientes, falta de categorización de aditivos, insuficiente etiquetado...
 
8. Restos requemados en el aceite de las freidoras, patatas fritas (o lo que eran patatas fritas) nadando en el aceite sometidas a constante fritura. Cestillos de las freidoras con el entramado tupido por la presencia de masas marronáceas por restos de harina y rebozados. Aceite a temperaturas elevadas superando el punto de humeo. Sorprendentemente solamente he detectado dos aceites en los que el kit colorimétrico indicase que estaban muy degradados... casi todo era "todavía bien".
 
7. Temperaturas inadecuadas de mantenimiento en refrigeración, en congelación o en caliente... entre ellas y como siempre las vitrinas expositoras, tanto las frías como las calientes y mesas calientes...

6. Ropa de trabajo sucia con manchas no recientes... uso de guantes continuo sin sustitución o lavado entre operaciones. No lavado de manos entre operaciones. Uso de trapos para limpiarse las manos. Ausencia de jabón en los puntos de lavado de manos. Ausencia de formación de los manipuladores. Detección de prácticas inadecuadas (imaginación al poder) 
 
5. Medidas inadecuadas frente a plagas: insectocutores apagados o estropeados, huecos en la parte inferior de las puertas que permiten el paso de insectos rastreros y polvo. Telas mosquiteras rotas o ausencia de ellas con ventanas abiertas. Moscas, moscas, moscas, moscas...

4. Campanas extractoras con grasa condensada en su superficie goteando sobre las preparaciones que se encuentran en los fogones. Filtros colmatados. Purgas obstruidas. Grasa rezumando tras la plancha por la pared hasta el suelo. Grasa en el ambiente, en estantes y en general en todas las superficies y paramentos próximos a la zona de cocinado.
 
3. Lavavajillas estropeados. Ausencia de lavavajillas. Lavavajillas sucios con incrustaciones en sus elementos internos. Inadecuada sustitución del agua del lavavasos (múltiples tonalidades y texturas). Bombas dosificadoras estropeadas, dosificación a ojímetro de los productos detergentes.

2. El plan de autocontrol del establecimiento no se aplica. No se registran las actuaciones contempladas en su plan de autocontrol. No acreditan disponer de un plan de autocontrol acorde al volumen y naturaleza de su establecimiento. El plan de autocontrol no se corresponde con la realidad del establecimiento. El plan de autocontrol no contempla un análisis de peligros. Las medidas de control y vigilancia no son adecuadas para el peligro descrito... blablablabla incluyendo la aplicación de criterios de flexibilidad... es decir, ni un mísero registro de incidencias o temperaturas.
 
1. Lo más escrito en este año... no son deficiencias... son certificados de exportación... claro que conlleva continuas comprobaciones de mercancía, visitas día sí y día también para ver la carga, comprobar temperaturas, etiquetados, fechas y condiciones variadas y variopintas que establecen los países de destino... claro que de rebote he sufrido varias auditorías provinciales, europeas y extranjeras hasta con intérpretes de idiomas rarunos... la de papelotes que me han pedido, cuestionarios a rellenar, informes a realizar, y creo que en la próxima llevaré un flexo para contestar los interrogatorios... he hecho un cálculo rápido de las horas invertidas en estos establecimientos que exportan para hacer inspecciones programadas, no programadas, solicitadas para x o para z, comprobar mercancías, tomar muestras, realizar informes y cumplimentar los certificados y me salen más de 300 horas, casi un 20% de mi cómputo anual de trabajo... y solamente suponen un 2% de mi censo asignado... acabo de alucinar...
 

miércoles, 29 de noviembre de 2017

¡Hasta luego riñón!

Siempre he odiado que me llamen cielo, cariño, corazón... sobretodo lo de corazón... Sé que hay gente que no lo puede remediar y que lo dicen con todo el cariño del mundo, véase mi tía Titili y bueno, la perdonamos porque es de la familia... pero cuando va con ese retintín de peloteo o en plan meloso-asqueroso (esto va junto) me crispa.
 
De adolescente, de compras con mi madre buscando algo que ponerme para la boda de algún primo que no recuerdo, entramos en un sitio pichi y lo primero que dijeron fue algo así como "Hola corazón"... es cierto que llevaba toda la mañana sulfurada porque odio ir de compras... me di la vuelta y salí de la tienda con mi madre detrás negando con la cabeza (siempre he querido imaginar que pensando, "jo la has cagado" hacia la dependienta y no penando en escacharme la cabeza).
 
Mi padre, con su humor extraño, que en parte he heredado, hace y dice cosas que te dan mucha vergüenza y esperas que no piensen que vas con él o te descojonas de risa al ver el descoloque del contrario... cosas como en un semáforo antes de una rotonda hacia las salidas de Zaragoza  por el que nunca cruza persona porque no hay nada ni vas a pasear por allí porque es feo y sopla el cierzo que da gusto, y que al poco de colocarlo, para estrenarlo, puso el freno de mano, salió del coche y cruzó un par de veces ante la cara de sorpresa de algunos conductores... ya sé que al menos alguien cruzó esas aceras por las que jamás he visto a nadie caminando.
Otra vez, en un supermercado, al preguntar por donde estaba algo, la dependienta le contestó con algo seguido de un corazón, a lo que mi padre contestó con un "gracias páncreas"... y la otra se quedó de cartón piedra...
 
Todo esto para contar que hoy, en una de mis inspecciones, el gerente del hotel me ha saludado con un ¡Buenos días corazón! y no sabía si contestarle ¡Buenos días churri! o ¡Buenos días pulmón! Pero he sido buena y simplemente he contestado con el buenos días... eso si, cuando al irme me ha dicho ¡Adiós corazón! a grito pelado, le he dicho adiós y tras una breve pausa, por lo bajini, le he soltado un ¡Adiós riñón!,  que no sé si alguien que estaba cerca ha oído.
 
¿Quedaría mal contestar con un hasta luego páncreas? Yo creo que mola... Lo pondré en práctica a ver qué pasa... 
 
Venga, que llueva que llueva...
 
 
  

domingo, 26 de noviembre de 2017

Cosas

Una de las cosas que más me horripilan son los jardines, porches y entradas a casas llenas de ¿parafernalia? Enanitos descoloridos por el sol, fuentes cutres con palomas de pega mal hechas con luces que cambian de color, timbres con melodías estridentes, ciervos de resina, perros vigilantes de porcelana, macetas disfrazadas con piernas y faldas... de las pocas cosas que me gustaron de Amelie estaba el Frente de Liberación del Enanito de Jardín... pero es que los enanitos estos de los que hablo están tan descoloridos que solamente merecen compasión y cumplimiento del bienestar enanil, un perdigonazo y al contenedor ¿a cuál? ¿de qué demonios están hechos para soportar lo que llevan sufriendo?
 
Una de las cosas que más me cabrean es que metan mis informes e inspecciones en un cajón y se olviden de ellas, para meses más tarde montarme el pollo porque en otra provincia han encontrado deficiencias de un producto elaborado en Mordor, y ¿cómo tú no? Vete a inspeccionar e informa... Pues que ya me he cansado... mi informe va a decir que efectivamente existen esas deficiencias de las que ya informé en marzo y enero de este año, en octubre, junio y marzo del anterior y así me puedo retrotraer a 2005... con un expediente que no me cabe ni en una caja de folios, pero, que, misteriosamente siempre han archivado cualquier actuación que hayamos solicitado... que le pregunten a quien guarda o ha destruido todo eso...
 
Una de las cosas que más me joden es que la gente te clava los móviles grabando por encima de su cabeza, y por ende, de la tuya y que no veas una mierda... véase concierto, fuegos artificiales o espectáculo variado... ¿de verdad luego lo verás mejor en la pantalla? ¿No es mejor grabarlo en tus retinas y disfrutar en vivo y directo? Seguro que luego en YouTube tienes mejores imágenes de las que estás sacando con tu teléfono....
 
Una de las cosas que hacen que me den ganas de escupir a alguien (aunque seguro que me caería encima) es la gente que se jacta de su chulería que para mí es más la falta de escrúpulos, moral o como lo quieras llamar... coincides en un curso con varias personas de otras zonas y uno se chulea de que trabaja de 10 a 13 horas, el otro que se lleva el coche del trabajo a casa porque así no usa su coche para desplazarse al trabajo, el otro que... muchas veces tengo la sensación de que mienten y están en mitad de la batalla esa del "Y yo más"... sé que pongo cara de asco, la cara de asco que caracteriza a las mujeres de mi familia (a falta de saber levantar una ceja, nos hemos especializado en la cara de asco) y me largo sin decir nada y a lo sumo, de mí recibirán un escueto y educado buenos días o buenas tardes... no me aportas nada y no tengo ganas, ni necesidad ni obligación de tratar contigo... ni ahora ni espero que nunca...
 
Una de las cosas que me hacen más feliz es empezar un libro... el ruido y olor al abrir una novela en papel, el cálculo de las horas que vas a tardar en leerlo en el libro electrónico, la primera escena, el primer párrafo, la primera línea y notas ese ligero escalofrío que recorre tu columna y anticipa que esa novela te va a llevar a lugares lejanos, en el tiempo y en el espacio, que vas a tragar saliva por la emoción cuando el protagonista está con el agua al cuello, que no vas a poder dejarlo en ese capítulo, uno más y otro más... que vas a buscar música que ambiente aún más la composición mental que te has montado embarcada y embargada por la historia... y que al final, cuando pone fin, ¿realmente termina? Pues eso, que paro que me llama el libro, lo veo desde aquí... el francotirador está ajustando la mira centrándola, comprobando que no haya reflejos que lo descubran antes de tiempo, verificando el ángulo, la velocidad del viento, relajándose, respirando cada vez más lento, bajando los latidos de su corazón.... 5 horas 44 minutos marca mi Kindle... que panzada me espera

jueves, 9 de noviembre de 2017

¡Malditos otros!

Nadie quiere asumir responsabilidades... lo tengo claro, clarinete... y más tras acabar ahora mismo de hablar con un comercial que se dedica a las bolsas, embalajes y envoltorios alimenticios... Me preguntaba que cómo puede calcular los valores nutricionales... ¿Jarl? Dice que en una panadería, que saca producto a otros territorios nacionales, le cuenta que el veterinario le ha dicho que las bolsas están mal, porque no hay indicación de alérgenos ni el valor nutricional, que los datos identificativos están mal... que los alérgenos, los controla, pero que cómo puede hacer los cálculos nutricionales, que la panadera le ha dicho que copie los de otros... Que si luego las bolsas están mal, que se las come con patatas y no se las pagan...

Debería estar contenta porque vamos hacia la extinción... pero qué larga se va a hacer... Responsabilizamos a los profesores de la mala educación (del saber estar) de nuestros hijos, a los perros de su crueldad, a Adidas de hacer una camiseta republicana, a las faldas cortas de las violaciones... ¡¡¡Cómo no vamos a responsabilizar al tipo que hace las planchas para estampar bolsas de las kilocalorías de la galleta de mantequilla!!!! Qué estupidez por mi parte pensar que es culpa del fabricante... tendré que tenerlo en cuenta en futuras inspecciones... Ale, pediré sanción al de las bolsas.

Ah, y también responsabilidad mía... claro, porque no he ido a calcular si está bien o no... claro, me sé tu puñetera receta y tus medidas/proporciones... o soy un laboratorio andante que te analizo en un plis... claro, claro... que sí, que es culpa mía... Como no te lo he contado veces, escrito otras tantas, enviados mails, corregido datos... que me sancionen junto con el de las bolsas.

Venga, si ya aceptamos pulpo como animal de compañía, cualquier día amaneceremos aceptando tsunami como medio de transporte de alta velocidad y cocaína como edulcorante para el café.

Si es que estamos muy tontos y muy vagos y solamente hemos aprendido a que la culpa la tienen los otros... siempre los otros... ¡Malditos otros!

Qué bien vendría un 1 de noviembre de 1755... 
¡¡¡Grandes Moonspell!!!



miércoles, 1 de noviembre de 2017

Hasta en sueños

La Rubia en vez de darme las buenas noches me desea que lo pase bien... y es que mis noches son auténticas aventuras, en las que, en muchas ocasiones, soy consciente de que estoy soñando... Algunas noches son entretenidas, porque son sueños divertidos, que puedo manejar y acaban siendo historias descacharrantes y acabo despertándome medio riendo dos segundos antes de que suene el despertador. Son las menos... otras son agobios totales en las que despierto un par de horas después de acostarme y por más que sepa que es un sueño, al cerrar los ojos, la cabrona de mi mente sigue el sueño en el punto en que lo dejé... al despertar te duele la espalda, el cuello, estás agotada y tienes un mal rollo mental que te dura un par de horas.
Lo bueno/malo de mis sueños es que si, al despertarme, se los cuento a La Rubia o simplemente pienso en ellos mientras levanto la persiana y voy camino al baño, los recuerdo con toda nitidez... al menos durante unas horas o días... así que cuando tienes la sensación al despertar de que ha sido un sueño nauseabundo, lo mejor es ponerte a tararear lo primero que sale... aunque muchas veces sea esa canción de "hay algo aquí que va mal, hay algo aquí que va mal, ya sé que a ti te da igual"... qué ya me contaréis por qué me sé eso de una canción de Kortatu, que no me gustan ni me sé más trozo... 
 
Hay temporadas en las que sueño constantemente con trabajo... son sitios desconocidos en los que me toca hacer inspección y me encuentro de lo malo lo peor, me llaman de todo menos bonita, me toca levantar acta o inmovilizar... vamos, algo encantador...
 
El otro día había un judio ultraortodoxo, como el rabino de los Simpson, con sus tirabuzones, su sombrero y vestido de negro con un huevo en una mano. Yo estaba ante él, esperando a que me preguntase y si no le gustaba mi respuesta, me lanzaba el huevo y cogía otro. No sé si me hizo la pregunta que a veces aparece en mis sueños... ¿Qué piensa de la pesca de arrastre y su relación con la destrucción de los fondos marinos? Pregunta hecha en inglés, que me sucedió en la vida real... me maravillé de entender semejante pregunta en inglés pero si no sabía qué decir en español, qué demonios iba a contestar en inglés... que Nemo vive en una anémona?
 
Porque me pasa... hay veces que me levanto agotada con la mente estrujada de hablar en inglés en mis sueños... ni que hablase el inglés estupendamente... pero en mi cabeza me paso la noche rebuscando vocabulario... porque gramaticalmente seré un desastre pero palabros en inglés, los que quieras.
 
Hoy estaba de inspección no sé en qué lugar que paraba en un paseo junto a un río. Al principio estaba sola, en una especie de pescadería en la que había un hombre que se cagaba en todos mis muertos nada más pasar la puerta. Usaba hielo rosa para cubrir el pescado... parecía granizado de fresa ácida o algo así. Tenía una gotera enorme en el techo por la que caía agua sobre unas estanterías metálicas. Los pescados eran "feos", como esos bichos monstruosos de los fondos abisales... no había etiquetado alguno y verlos entre el granizado rosa hacía que parecieran algo asqueroso. Después, no sé por qué, iba con dos guardias civiles y una compañera de trabajo a inspeccionar un restaurante que acababan de reabrir tras casi cuarenta años cerrado... y lo que imaginaba, no habían metido un clavo en la cocina. Al final acababa hablando con uno de los picoletos preguntándole que qué pasaba si una persona al renovar el DNI decía que no tenía dinero para pagarlo. Que si es un documento obligatorio y uno demostraba unos ingresos mínimos o nulos,  11 euros suponen un dinero... aunque solamente sea para comprar pan y chorizo... no sé qué me contestaba...  Pero sí sé qué pasa cuando van a coger tus huellas dactilares y te falta el índice... y se lo contaba en mi sueño...
 
Si alguien sabe la respuesta a lo de no pagar el DNI, que me lo diga... por no esperar un par de años a renovar el carné... lo del índice es sencillo, otro dedo (pulgar por ejemplo), y si te falta una mano, pues de la otra... preguntar más allá, si uno era manco de las dos manos (¿existe una palabra para definir manco de las dos manos? ¿bimanco?), me pareció ya demasiada curiosidad malsana en la comisaría...  
 
¿Sabéis la última putada de soñar tanto y ser consciente de ello? Que ya me he contado las historias que escribo y me da pereza darles forma, porque en mis sueños son diálogos rápidos, escenas de esas que lees de tirón y cuando me planto en el ordenador a escribirlas, ya me las sé... y escribir todo eso que he soñado en una noche me va a llevar tanto tiempo.... qué vagucia!!!
 
¿Qué aventura tendré hoy? Por fa, por fa, que no sea una inspección...

lunes, 16 de octubre de 2017

Pilareando

Estuve en Mañilandia, donde todo es color, calles, aceras y plazas... Gente con sandalias y cazadora gorda, gente en tirantes y con botas, personas con chancletas y pantalones cortos, personas con pañuelo al cuello y zapato de invierno... lo nunca visto, unos Pilares sin cierzo, sin lluvia, sin fresco... oyendo hablar en italiano, con acento baturro, en inglés, en francés, en catalán... a susurros o a grito pelao...

Me debo estar haciendo mayor... los fuegos artificiales en la Plaza San Francisco me parecieron más aburridos que el año pasado y solamente se salvaron los dos minutos finales. Los pogos no son iguales que en mis tiempos mozos: ibas a un concierto de Hamlet y en el medio había un barullo durante todo el concierto, del que salían despeluchados, buscando las gafas y pulverizando sudor a mansalva... ahora no, un poco de pogo en una canción o un pogo organizado (que luego mi hermana me culturizó y me dijo que era el muro de la muerte)... Bueno, pues eso, que fui a ver Hamlet tras los fuegos, nada más llegar de Mordor. Cantaron casi todas las canciones de mis años mozos y nos juntamos viejunos (mucho mayores que yo, menos mal) y jovenzuelos que cuando Molly cantaba eso de "estamos vendidos a merced de cualquier desaprensivo" eran todavía proyectos de ser vivo... como siempre en los conciertos, hacia  el fondo a la derecha... quizás no los había visto desde el 2005 o antes... pero era mi elección frente a Bisbal.

No pisé el Tubo, llegué a duras penas hasta la plaza para ver las flores colocadas, no llegué a los Food Trucks, no pisé ninguna de las fiestas de la Cerveza, me quedé cerca del Juan Sebastian Bar y de Juanko pero nos tocaba noche de sobrina y no era plan,  aunque me tomé una rica Spaten en un pub; no conseguí llegar a la City aunque cené estupendamente en el Pancetas; imposible entrar en el Escabeche pero hacía años que no comía un cojonudo en Casa Luis... y pasé de clavarme la cola de Tortosa. No pasé por ninguno de los garitos de costumbre pero metí horas en la terraza de Fernando El Católico porque no hacía nada de rasca y resulta entretenido estar cascando a la par que ves gente subir y bajar por el paseo. Disfruté de la "laminera" de Melba y de su hojaldre de frutas... y me clavé dos horas de siesta cada tarde de jueves a sábado en Fraggel Rock (El centro del universo es sin duda un lugar maravilloso excavado en la roca llamado Fraggel Rock... es decir, mi cama en Zaragoza)... no vi la tele, apenas me leí cinco o seis capítulos y según el Google Fit de mi teléfono, hice una hora y treinta y seis minutos de bicicleta el sábado por la noche... tiempo que duró el concierto de Las Novias...
Es decir, para el giroscopio de mi teléfono (que no uso pulseras de esas porque me horripila lo que dirán de mis panzadas de lectura y estarán todo el rato insistiendo en que me mueva), asistir al concierto con el consiguiente movimiento de garras y testuz equivalen a hora y media de bici... mola... Y sí, debo de estar haciéndome mayor porque me joroba que la gente saque el móvil para grabar el concierto y te lo plante por encima de su cabeza y no veas una mierda, o que la gente se ponga a hablar (Santi Rex va por ti, majo, por ejemplo, no eras el único, no te lo tomes a mal, pero a los de alrededor no les pongo nombre...) y no oigas una castaña porque no sé por qué demonios, cada vez que veo a Las Novias en Zaragoza o un instrumento se oye más bajo que los demás o si se oyen todos, le falta volumen... y no, no es mi oído...
Así que hice lo de todos los últimos años, pasear, cervecear e ir al concierto anual de Las Novias...
Oiga, y qué bonito es Zaragoza cuando paseas por ella... ya si le quitasen unas decenas de semáforos y dejaran pasos de cebra sin más... 

miércoles, 4 de octubre de 2017

Cosas que doy por perdidas

Tras años de batallas y peleas... es decir, años de actas, informes, escritos, tablas, cuadros, y blablablá, doy por perdidas:
- Que se haga algo con, hacia, hasta, para, por los ayuntamientos que pasan de controlar y desinfectar el agua de sus municipios, limpiar sus depósitos... ya no digo de que analicen o hagan algo en el SINAC... si sería suficiente que tuvieran 0,3 ppm de cloro no sé, ¿100 días al año? es que algunos ni los 29 de febrero del año bisiesto... Cuando planteo el pasar de ir de propio (a posta, a propósito) para no gastar ni combustible ni reactivos ni perder tiempo, me miran con cara de espanto... pues nada, gastaremos dinero yendo hasta allí para seguir poniendo un rosco... como decía mi profe Mª Victoria de cuarto de E.G.B. "cero al cociente y bajo la cifra siguiente"...
 
- Que los jurídicos tramiten un expediente a tiempo... si la inspección es de febrero, que inicien el trámite en los primeros meses y no en agosto para dar plazo a alegaciones en diciembre... que entre tal y cual he vuelto de inspección y a) se descojonan de mí porque no pasó nada con el acta; b) me reciben con el mazo porque les ha llegado una multa de la que no se acuerdan del por qué; c) la cosa ha ido a peor, pero como solamente les han puesto 100 euros... para qué hacer nada; y mi favorita, la d) han cambiado de razón social aunque son los mismos... y para cuando eso, si llega a Hacienda, se recauda a lo mejor ya hemos pasado todos a mejor vida.
 
- Tener bolis que escriban... ya me da igual el color (si hasta he escrito inspecciones en color rojo)... unos escupen pero no hay manera de que hagan un trazo continuo... con otros te dejas la mano apretando para que quede cual escarificación en el papel y la mayoría no me llegan a dos semanas... ¿Dónde quedaron esos bolis que te aguantaban un par de meses escribiendo los apuntes de la facultad? Ya no hablo del resto de material... ni del aparataje, ni de los coches... el tema de EPIs como que es una entelequia...
 
- Que se limpien los lavavasos por dentro... y no es solamente vaciar el agua, caldo, sopa, chimichurri, vómito (depende del sitio).
 
- Que el señor de las bolsas de los cojones deje de marcar la  manteca de cerdo como alérgeno... me mola que sea consultor, asesor, logopeda, peluquero, otorrinolaringólogo, mediador matrimonial, negociador en secuestros... que le hagan un monumento, pero ya... voy a hacerme groupie.
 
- Que los aditivos no se usen al tuntún... y porque sí, porque yo lo valgo, porque es mi saco de aditivos, porque en mi casa jugamos así y son mis reglas...
 
- Ya el poner en orden decreciente los ingredientes está al nivel de entender la teoría de cuerdas... y poner las fechas de primera congelación... o el etiquetado del pescado... o lo de clavar rico en x o alto contenido en H porque me parece guay... pues guay (¿se sigue diciendo eso fuera de Mordor? ¿soy ya viejuna por decir guay? ¿qué se dice...? OMG???? )
 
- El tema piscinas, como que ahora ya se olvida... total, aunque se firme una resolución de cierre, no cierra nadie... y no pasa nada...
 
Podría seguir y seguir... y acabar con el salir de aquí... Pero, escuchando "La vida moderna" o como se llame el programa ese, he decido que voy a tratar de ser sudapollista (paso de la mierda del vocabulario no sexista para ser sudaovariana o sudavaginista)... Doy por imposible su solución, aunque siga insistiendo en ello, pero a estas alturas solamente aspiro al sudapollismo tranquilo y absoluto... no quiero que me salgan arrugas...
 
... Lástima que también en esto me doy por perdida...

viernes, 15 de septiembre de 2017

Pedorrerías las justas

Si al final va a resultar que soy una quejicona de habas... pero es que debo vivir en bucle porque esto ya lo he protestado ni sé... Todo es muy cutre pero resulta ¿entretenido?... qué le vamos a hacer... Mordor es un peñazo.

Buenas tardes:

He recibido una carta de Bankia en mi domicilio con el siguiente contenido: información sobre transferencias a mi favor en mi cuenta de dos meses, información sobre el nuevo interés aplicable a mi hipoteca (de junio), un anuncio sobre una línea de financiación personal, el recibo sobre el seguro de vida vinculado a mi hipoteca (de junio) y los recibos 163 (julio) y 164 (agosto) de mi préstamo hipotecario... todo en un único sobre, cobrándome en estos dos últimos recibos, 0,42 céntimos en cada uno por concepto de correo. 

A fin de aportar mi pequeño granito de arena al medio ambiente, he intentado en varias ocasiones darme de alta en su acceso por internet como cliente para no recibir correo en papel, pero al no disponer de ninguna tarjeta, no consigo pasar de su primera fase de registro ya que me da error en la validación.

Asimismo, al intentar usar su opción de consultas e incidencias, logro validar (¡bien!) para ¡oh, no!, mensaje de web, not found… con lo que tampoco puedo hacer uso de esta opción de la atención al cliente.

Les solicito que no me envíen correo a mi domicilio y en todo caso, dada la imposibilidad de registrarme en su acceso a clientes, me informen de vez en cuando, de mi préstamo hipotecario al correo electrónico indicado arriba, o no (ya usaré la calculadora)... y los 0,42 que me han cobrado indebidamente, los donen a alguna ONG con la que trabajen.

Gracias.
 
Ale, buen finde... estamos de probatinas con masa madre... La Rubia la alimentaba cual Gremlin y eso burbujeaba y hacía ruiditos peculiares... ya veremos qué sale de ese blandi blup paliducho.

lunes, 11 de septiembre de 2017

¿Por qué no te callas? Un poquico al menos... un segundo, por favor

Mi destierro mordoriano ha hecho que sea una ¿loca? ¿maníaca? seguidora de deportes en televisión, salvo del fútbol... antes aún me veía algún partido pero desde que la prensa rosa o amarilla o de colorclaroqueatraeinsectos ha copado los telediarios en esa sección mal llamada "Deporte" que debería ser el tomate del futbol o corazón de futbol o algo así y  prima más si la BBC o la CBS o la HDP se han comprado coche, han malcantado un villancico o se han tirado un pedo, como que le he cogido un odio visceral, bestial y eterno.
Y con el deporte en la tele hemos topado... casi nada ya en abierto, pero como tengo una hermana que me deja su usuario (ya sé que no compensa con que le deje el mío de Netflix, pero ya se lo compensaré cuando encuentre su regalo perfecto, algún milenio de estos) me veo tenis, motos, baloncesto, hasta curling... además de las medio siestas, medio lecturas con el ciclismo, pasando por balonmano, natación, waterpolo, hasta una prórroga y penaltis de hockey patines...
 
Y, ¿qué tienen en común todos los deportes de la tele? LOS COMENTARISTAS DEPORTIVOS...
Oiga, que ninguno calla... ni veinte segundos seguidos... salvo en la ESPN no sé si mejicana o de donde, que al menos en los puntos de tenis, cierran la boca unos segundos...
Entiendo que un comentarista deportivo en la radio no pare de cascar y hable y hable... pero "amos" no me jodas con algunos petardos de la televisión...
 
Ejemplos varios... tenis... y puedes apuntar las veces que repiten manacorí, el de Manacor (con acento élfico incluido), la hispano-venezolana, la alemana afincada en Polonia, el de Jávea.... veinte, treinta y hasta cincuenta veces en un partido...  acabas suplicando que se les vaya a la porra el sonido y dejen solamente el sonido ambiente... casi opto, como en el Madrid Open, tirar de ordenador y ver partidos que no tenían comentarista... o hablan del que enfocan en las gradas, que me importa una porra si confunden a Elisabeth Sue con la mujer de Bill Gates... que anda que no hay diferencias... y son escasas las veces que hablan de aspectos técnicos, salvo Conchita Martínez o Alex Corretja... por favor, un saque en silencio, aunque sea un ace...
 
En balonmano y otros deportes hay un comentarista que alaaaaaaaaarrrrrgaaaaaaaaaaaaaaaa las vocales, las erres y las eses hasta el infinito y más allá y desde sus bueeeeeeeeeeeenaaaaaaaaaaaaaaas tarrrrrrrrrrrrrrrrrdessssss, le ruego que por una vez lo sean y deje de hacer eso, porque no creo que en su casa hable así... Mariiiiiiiiiiii, guerrrrrrrrrrrrrera míaaaaaaaaaaa, paaaaaaaássssssssameeeee la maaaaaaaaaanntequillaaaaaaaaaaaaaaaaa... Que si es para que todo el mundo te reconozca o para hacer una marca personal, eructa y te recordaremos mejor.
 
Y ya lo de Cuatro, BeMad o Mediaset en general, no tiene nombre....  estoy de ella es tu padre, el mejor share de los lunes por la noche, la novedad en cuatro el jueves por la noche, la ficción como nunca se ha visto, mientras no sabes si el árbitro ha pitado una falta en ataque o a la defensa... porque como no habla del partido sino de la publicidad de firstdates o de si alguien quiere casarse con mi hijo (dios, qué suegras, ni de coña aunque no quede hombre vivo en el planeta) y no deja hablar más que chorradas a Pepu y Antúnez para que no destaque que no ve un bloqueo y continuación de toda la vida, o pick and roll si lo prefieres...
 
Del ciclismo, pues como que paso, que ya sabemos que aquí puedes ver la ermita de la Marirramona, construida en el siglo III, cuando los klingon conquistaron tierras leonesas... Marirramona la ermita, preciosa la ermita oiga... y te entra el sopor y caes, con baba y todo...
 
Me he analizado y creo que solamente soporto a los de natación, que lo viven como si dieran ellos las brazadas y la de patinaje y gimnasia... no sé si servirá para un Trivial (si es que se sigue jugando a eso) pero sé que Ranomi Kromowidjojo, la de Países Bajos, es muy buena en los 100 libres y en mariposa... o que el axel se salta patinando de frente y que el flip se diferencia del loop porque uno es picado y te apoyas del otro pie para impulsarte y en el otro no (creo, o ¿es al revés?)
 
Sea como fuere... el resto de partidos de baloncesto que quedan para esta semana o quito el sonido o me los veo en la cadena letona que he tenido que buscar porque no veo BeMad en mi tele en Mordor... porque me cuentan más que ella es mi padre o que el jueves estrenan la madre que los parió y ríete de la niña del exorcista....
 

miércoles, 23 de agosto de 2017

Mercadona y su atención al cliente... alucino para bien

Cuando algo no me gusta o al contrario, me satisface, suelo indicarlo... bien en el Tripadvisor, bien en alguna página sobre productos o bien hago uso de las webs de las empresas o uso las hojas de reclamaciones. No soy de esas que se vuelven locas y pretenden que les devuelvan la pasta y les resarzan montando pollos ni critico mal porque yo lo valgo o alabo sin motivo... y, cuando son alimentos, no me pongo en plan inspectora que ahora te vas a cagar....
 
La Rubia y yo no estábamos contentos con un producto comprado en Mercadona... ahora de la marca Hacendado... bueno, lo cuento entero y listo... hacemos pan y compramos levadura fresca, esa que son dos cubitos envueltos independientes y embalados con un plástico transparente. Hasta hace unos meses eran envases de color amarillo y ahora marrón.
 
No era la misma como comprobamos con la textura, aunque su función era correcta. No obstante, no aguantaba hasta la fecha de consumo preferente en las condiciones organolépticas que se le presuponen... se amarronaba, olía muy fuerte y se desmenuzaba como un terrón de arena. Probamos en varias ocasiones y nos pasaba lo mismo... como comprenderéis, mi manía por la cadena de frío es bastante exagerada hasta en mi casa... así que lo achacaba más a pérdida de frío en etapas previas a mi compra.
 
No es un problema sanitario... es levadura... pero, no hace gracia utilizar un producto que no está conforme a lo que uno espera... es como usar un azúcar apelmazado o comer un queso seco y duro... no está malo pero no es lo que quieres... así que el domingo puse un comentario en la web de Mercadona.
 
No me gusta dar datos... menuda tontería porque anda que no estamos fichados, pero puse mi nombre real, un mail y mi teléfono aunque marqué todas esas casillas que suelen pasarse por el forro de no hacer uso de mis datos para fines comerciales, publicitarios y blablablabla... Y les conté la historia como consumidora que soy... desde luego no dije nada de a qué me dedico... era un comentario como consumidora.
 
Al día siguiente me llamó Cristina de Mercadona para que le comentase con más detalle el tema. Me dijo que podía ir al supermercado a que me devolvieran el dinero. Mi idea no era esa, sino informar que el producto, por causas X no reunían unas condiciones de calidad que se le presuponían. Vale, soy una pejiguera, pero mi idea no es joder o chinchar o darme ínfulas de inspectora de pacotilla... Me agradeció la atención y yo a ella... y con eso ya flipé de la rapidez de Mercadona para al menos, quedar bien con un cliente pedorro.
 
Mi sorpresa ha sido después... ayer tuve un día de putaporrastrojo y me dejo mis cosas en el maletero del coche, así que no me enteré de que sonaba mi teléfono particular (bastante tengo con el del trabajo... a ver si un día hago una foto y alucináis con la antigualla del 2003, que funciona todavía)... tenía un par de llamadas perdidas y allí quedaron porque no soy de esas que llaman diciendo: "Buenas, tengo una llamada perdida de este número y no sé quién eres"...
 
Hoy, que no llevaba tanto cachivache de maletines, kits, impresos y carpetas... llevaba todos los teléfonos en ristre y llaman desde el número de ayer (es una mierda ocupar espacio mental con números pero es que es deformación aprender DNIs, números de registro sanitario, matrículas, teléfonos... cuando chochee en unos pocos años, seguro que recito números y números a los que nadie encontrará sentido... serán como letanías satánicas).
 
Madre, estoy rollera... La historia... Llamaban de la fábrica de la levadura para preguntar más cosas... He flipado... sabía que el señor Mercadona aprieta y es hasta más pejiguero que yo, pero llamar el fabricante a una majara que pone un comentario... vamos, que ni me lo imaginaba... Muy amable, muy educado, muy razonable y sobretodo transmitiendo la idea de preocupación porque alguien no estaba conforme con su producto... 
Que tenía dos posibles causas, una el transporte y otra, y es la que me ha resultado más acorde es el envase... yo decía que el otro papel era como más encerado y conservaba mejor la humedad, satinado ha dicho él y el embalaje, el plástico que une los dos cubitos de levadura es más fino... quizás por eso, el producto se seca antes...
 
Espero que la empresa consiga solucionar la historia y que el señor Mercadona no los mande a paseo a la primera de cambio... como clienta me he quedado gratamente sorprendida con la atención mostrada... y eso que cuando inspecciono el Mercadona que tengo en mi censo, pongo más que una incidencia y dos y tres... y algunas no quedan a nivel local... A ver si va a resultar que hacen más caso a los clientes que a los pesados de sanidad.
 
Bueno, probaremos en unas semanas si han solucionado el tema... soy optimista...

lunes, 21 de agosto de 2017

Un mojito, dos mojitos... clávame ya un cuchillo en los oídos

¿Cuántas versiones de "Despacito" existen? ¿Es una plaga? ¿Un bucle sin fin? Y con esta duda meditabunda cerré los ojos y traté de dormir... cagándome en el vecino de atrás que puso seguidas tres de esas malditas versiones en idiomas dispares...
Un día de estos amaneceremos a las seis y media de la mañana con Taake a todo volumen y ya os daré despacito, ya... pero, no lo haré, lo sé... porque otros no tienen la culpa y no es plan de despertar así de brusco... pero desde luego mejor que con la puñetera Despacito o lo de un mojito, dos mojitos... clávame ya el cuchillo en los oídos... que estoy de las canciones veraniegas hasta los mojitos, los ojitos y la madrequelosparióatodosyloanchaquesequedócuandoselargarondecasa 
 
Así de vengativa y asquerosa estoy este verano... harta de que en mi patio aparezcan huesos de melocotón, mecheros, papeles, chicles, basura... en algún alfeizar de la ventana bolsas de infusiones utilizadas, restos de comida y otras lindezas de esta gente tan educada con la que tengo que malvivir.
Ayer, La Rubia le gritaba al de atrás para que bajase la música, porque hasta con las ventanas cerradas (torrados por el calor) se oía el chumba-chumba... Con lo majos que son los de al lado que solamente les oigo cuando bajan al trote las escaleras o coincidimos haciendo pis... pero siempre hay un par de destalentados que amargan la existencia de cualquiera... Uno de ellos es tan listo que se ha puesto una barbacoa con una chimenea tan baja que hasta se ahuma su casa... y la de todo el vecindario... además el olor a plástico quemado es estupendo... parco consuelo pensar que en unos años a lo mejor desarrolla un cáncer por tanta mierda que fuma y come... pero a este paso, seguro que nos pasa a los que tenemos que aguantar sus olores... muchos y variados al cabo del año... y ninguno agradable.
El otro, es que debe ser sordo, además de lanzador de basura al vecindario... solamente espero que lo manden a chirona la próxima vez que lo vuelvan a pillar sin carné y con tragos... y que le toque a La Rubia tramitarle la historia y anunciarle su nuevo hogar...
 
Así que fomentando mi desempatía... si tengo que ser capaz de ponerme en el pellejo o en la situación de esta tropa, jo... sería terrorífica... así que, mejor desarrollo mi desempatía. Bastante estoy tratando de no montar pollo y organizar viajes a las cuatro de la mañana para apretar sus timbres y jorobarles el sueño... o lanzar cáscaras de melón a sus ventanas... no sé... no soy de venganzas y se me ocurren ideas muy tontas... que ni un adolescente de mis tiempos...
 
Y del trabajo, ¿qué voy a contar? A veces espero que el escape de cloro sea en una piscina de mi zona, que la intoxicación toque aquí o que las cagaleras las notifiquen de una dichosa vez y no callárselas porque el agua lleva una de mierda que ni mi váter... Pues sí... hasta los cojones... ¿Queda suficientemente claro?
 
Pues eso, que mejor desempatizo, me dedico a la introspección y a mi micro-micro hábitat en el destierro... así que vivan las lecturas, las magdalenas de La Rubia, Netflix y el doom metal. Siempre quedará la esperanza del viernes y el retorno de finde a casa...

miércoles, 28 de junio de 2017

A años luz

Me tocó ir a una reunión en "Palacio", organizada para que fueran algunos jefes acompañados de una representación de "Infantería" (inspectores pringadetes, si así se prefiere).
Lo que se traduce, según quién lo mire, en:
a- una foto chula para poner en la web
b- un día de escaqueo
c- un viajecito para echar unos vinitos
d- un día perdido...

Obviamente, soy la opción d... como siempre, la díscola...
Yo hubiera preferido un archivo por mail con un par de explicaciones que ocuparían una cuartilla... pero no... cuatro horas de reunión a las que no encontré ningún sentido...

Llegué, saludé lo justo, me senté y saqué mi cuaderno y mi boli, silencié los móviles y me dispuse a escuchar... veinte minutos farragosos de uno que debe ser jefe de algo que me incumbe, que dio por supuesto que todo el mundo lo conocía (oiga, lo siento, pero no, discúlpeme señor de la chaqueta gris, que era una chaqueta bonita)... para no decir nada... venga, vamos al grano... pues no, bombo y bombo...
Después, una presentación en power point de la información que ya nos habían hecho llegar con antelación... cuarenta y cinco minutos leyendo y releyendo una instrucción que hace dos semanas que nos enviaron... ¿para qué puñetas me la leí si me la han repetido dieciocho veces más? Cuando oigo tantas veces una cosa te la recito de memorieta... ug, a ocupar un espacio tonto de mi cabeza... cuando tenga fiebre, seguro que te lo canto como un rap...
 
Y después al meollo... alguien que sabía, controlaba y tenía paciencia infinita... en cinco minutos había expuesto todo clarito, a una velocidad propia de alguien acostumbrado a tratar con estudiantes...  Qué bien, pensé, si esto va viento en popa... Ay, idiota... que no aprendes.
Cinco minutos de exposición seguida de la pregunta crucial: ¿Quiénes de vosotros son los que van a poner en marcha el programa? De la treintena de presentes solamente cuatro levantamos la mano.
¿Alguna duda? Ninguno de nosotros nos planteamos ninguna... Da igual, durante casi dos horas, se plantearon todo tipo de tonterías por parte del resto de esas personas que supongo que son jefes de algo que me incumbe que han perdido por completo la percepción de la realidad de un inspector de calle.
 
Me dejó alucinada el pachorrismo, el ya me pasarás la información porque no sabía que había que coger notas... ¡coño, a qué vas a una reunión!????  Otra volviéndose tarumba con la historia de que había que identificar al inspector actuante... que cómo... jolines, a estas alturas... si tenemos instrucciones para identificar al inspector si levanta un acta, si toma una muestra, si realiza un x, y z...  Otra que si cómo se iba a resumir la información... pues con un Excel... ah, claro, que alguien lo haga y lo pase... A todo le encontraron pegas, que si poner una pegatina, que si rotulador indeleble... casi discuten hasta por el color del rotulador...
 
La cosa era estar allí, con una temperatura agradable, sentados en unas cómodas sillas, buscando la inutilidad... y yo, removiéndome en mi cómoda silla pensando que en dos minutos te hago las instrucciones, te las grapo en la frente o te las tatúo en el culo... pero no, cuatro horas de flipadura mental... a lo mejor es que el aire acondicionado lleva algún derivado opiáceo...
 
Los cuatro pringados teníamos claro lo que tocaba hacer incluso antes de la reunión... a nadie le importó nuestra opinión y creo que olvidaron que estábamos siquiera presentes... y mientras yo, casi me quedo en los muñones aguantando  las ganas de gritar... Me llegué a imaginar a mi madre, allí, presente en la reunión y lo rápido que hubiera mandado sentar a uno, callar a otro, apagado el puñetero WhatsApp a la otra, soltado una fresca a la pesada y en dos minutos te organiza todo y te da más faena.
 
Si esa veintena son jefes de algo que me incumbe y ese es el nivel, no me extraña que no tenga bolis, ni actas, ni reactivos, ni medios, ni ná... oiga, que si hay que volverse tonta para ir a Palacio, me convierto... de verdad, prometido, que me convierto, en serio... allí sentadica, con el aire acondicionado, haciendo que me creo y me tomo en serio este gran programa, este gran beneficio, este gran grupo humano que formamos... venga, venga, un par de días y lo hago casi como Meryl Streep...
 
Palacio y soldadesca estamos a años luz... unos engordando el culo en sus cómodas sillas en discusiones fútiles y mañana montamos otra reunión de éstas, en las que saco mi engolada voz y me escucho lo guay que estoy quedando usando el plural mayestático... y los cuatro gilipuertas ojipláticos alucinando de que esto, que llaman administración, funcione a veces... triste consuelo pensar, que funciona gracias a esa "Infantería" en la que no reparan nunca salvo cuando hay que hacer una foto.  

martes, 2 de mayo de 2017

Plazos, plazos y plazos

Un plazo por aquí, un plazo por allá, plazos, plazos… qué genialidad!!!

Me tiene hartita tanto plazo y tanto “transcurrido el plazo gire nueva visita de inspección”, pero además cumpla la programación y además le pido esto, aquello y lo de más allá y luego justifique razonadamente por qué no ha cumplido la programación… Pues señor mío, por los dichosos plazos y el vuelva usted y el revuelva.

Que no estoy en contra de los plazos, que al cabo del mes doy muchos plazos, pero, si solicito una tramitación de un expediente es por eso, porque le he dado tantos y tantos plazos que ya vale, que nos toman por el pito del sereno. O porque son deficiencias que no deben ser objeto de plazo. Pero no. Hay que dar un nuevo plazo. Y ¿para qué? Si en el 99% pasan de que el plazo lo firme Fulanito el Jefe o Menganita la Inspectora.

Yo alucino con dar plazos para que se limpie… coño, que un establecimiento alimentario debe estar limpio. Y cuando hablo de limpio no me refiero a un quirófano y a que esté todo reluciente si estás con las manos en la masa… me refiero a que no haya costra, a que no haya hongazos y moho, a que no haya un dedo de negritud en las uniones pared-suelo o que debajo de los fogones no te encuentres veinte centímetros de grasa y comida acumulada como la que me he encontrado en ocasiones… o que la grasa no chorree desde la campana extractora a lo que se está cocinando…  

Ni tampoco merece dar plazos a quien se pone a descongelar la carne en el suelo del patio al sol lleno de moscas, por el administrativo motivo de que eso no se lo has advertido antes… ¿cómo? Es que es de básico de higiene. ¿Es que alguien hace eso en su casa? Venga, no lo hagas más… te doy un plazo… ¿Tiene sentido?

Por favor, los plazos son para ocasiones especiales, individuales y porque existe un historial con hallazgos suficientes para poder considerar que es una deficiencia puntual o que están en proceso de subsanación y amparan esa concesión como medida de gracia… pero no plazos porque sí a lo tonto modorro a pesar de que tenga un historial de más de una década en la que queda claro que el establecimiento no sale del bucle…

Y lo del plazo, más otro plazo y como este año no le hemos dado un plazo, vamos a darle otro plazo… que tengo sitios que tienen escritos anuales con la concesión de plazos so pena de multa si no cumplen y siguen enviándole otro plazo… ¿De qué vamos? Sanciona de una vez, que no es que quede yo como la tonta del bote, que me importa ya un bledo, es que la administración queda reducida a la inutilidad supina… ¿Cómo vamos a conseguir que se reconduzca la situación con esas “medidas proporcionadas” que adoptamos? Y vuelve de inspección y está todo igual. Haces tu informe, casi copia del anterior y del anterior (por falta de tiempo en alguno ya solamente he cambiado la referencia y la fecha) y propones que lo sancionen y ¿qué pasa?
Efectivamente, un nuevo plazo y vuelva a girar inspección… gira, gira que te gira, que las vueltas a lo Bisbal se me dan de puta madre.


¡Qué! ¿Nos hacemos un plazo?

lunes, 17 de abril de 2017

Demasiado pronto

Empecé escribiendo esto cuando todavía tenía esperanza y lo repaso cuando apenas quedan minutos. Ha sido todo tan inesperado e increíble que sigo esperando a despertarme del mal sueño. Pero es la puta realidad. Esa patada que no esperas porque no tenemos años para pensar en que uno muere cuando siempre ha sido un tipo sanote, currante y tan familiar como tú… parece que estas cosas deben pasar cuando eres un crápula de mala vida o ya tan viejo que has debido realizar al menos tres cuartas partes de tus planes… Llevo tres semanas contigo en la cabeza, llorando a ratos porque aunque no lo imaginases has sido un gran trocito de mi vida.

Escribo esto sabiendo que no lo vas a leer. Pero yo necesito escribir. Escribirte. Es como la canción 20 de abril de Celtas Cortos… Una gran parte de mis recuerdos de niñez y adolescencia van ligados a ti y a tu familia…
¿Recuerdas aquel verano en la playa jugando a darnos pepinazos con esas plantas asquerosas que salían al final de la arena? Siempre pringosos y cabreados porque algunos hacían daño y en la cara no valía.
¿Recuerdas aquellas noches saliendo a pescar con las linternas en las que os quitabais el bañador y lo agitabais cual bandera? ¡Culos blancos!, gritábamos desde la orilla. ¿Recuerdas la vez que tenías a Isabel sentada encima y la bajaste blanco como la leche porque se te había meado encima? Para ti no, pero para los demás fue desternillante.
¿Recuerdas aquellas excursiones hasta la playa de los nudistas? Nos quedábamos arriba en las rocas mientras alucinabais con una teta mientras nosotras estábamos hartitas de acompañaros.
¿Recuerdas cómo nos ponías de vigilantes en el local de videojuegos para que avisásemos si tu madre venía? Y aún así, nos pillaron…
¿Recuerdas jugando en la zona de recreo del camping en la que no se podía tocar suelo y solamente podíamos ir cual monos del columpio al arco o al chisme infernal ese que quemaba con el sol, jugando a perseguirnos?
¿Recuerdas jugar a achicar agua de la vieja zodiac gris mientras tu padre o el mío la aguantaban con fuerza donde rompían las olas?
¿Recuerdas los agujeros en la arena donde metíamos a tu hermana?
¿Recuerdas ir a buscar cangrejos a la hora de la siesta? Nos parecía ir lejísimos, con nuestras cangrejeras y los cubos de plástico. O atrapar y enterrar medusas cuando invadían la playa.
¿Recuerdas jugar al escondite y ver pasar continuamente a nuestros hermanos y que no nos encontraran? Mientras nosotros venga a hablar, que si del cole, de chicas, de chicos… tontunas adolescentes que nos parecían conversaciones sesudas.
¿Recuerdas que aparecía todas las mañanas mientras estabas con tu libro Santillana de verano y tu madre me hacía sentarme en silencio hasta que acababas?
¿Recuerdas la vez esa que intentábamos limpiar la playa del chapapote?
¿Recuerdas cuando encontraron la barca a la deriva?
¿Recuerdas jugar a las tinieblas en tu casa? ¿Al ordenador en tu casa cuando nadie más tenía? ¿Jugar a saber qué la temporada esa que a nuestros padres les dio por el frontón?
¿Recuerdas jugar en mi casa al tragabolas? ¿Y en el jardín de mis abuelos con los viejos caballos y los vaqueros de mi padre?
¿Recuerdas nuestros enfados, riñas y conversaciones adolescentes?
¿Recuerdas que te presté El señor de los anillos y no había manera que lo acabases?
¿Recuerdas las mañanas de julio en la piscina echando la última carrera para secarnos hasta llegar a la trampilla ardiente? Luego montábamos en el coche rojo viejuno de tu madre y nos dejabais en la esquina de casa.
¿Recuerdas cuando nos colamos en el bungalow de al lado trepando por la terraza? Estaba lleno de polvo y limpiábamos nuestras  huellas cual ladrones… Entramos, curioseamos y nos fuimos orgullosos de nuestra proeza…
¿Recuerdas esas batallas que montabas en un folio con un boli Bic y cuando te cansabas, tu hermano seguía? Jamás lo entendí pero flipaba viéndoos jugar y haciendo el ruido de los aviones, los disparos y demás.

No imagino no verte más con esa gran sonrisa tuya, charlando de cualquier cosa o riéndonos de las ocurrencias de los críos.
Qué injusto, qué mierda, qué pena… Creemos que tendremos tiempo, que nos queda tiempo.


Adiós primo. Contaré alguna de nuestras batallas más vergonzosas a tus chicos para que se rían de nosotros. Tenlo por seguro… Demasiado pronto. Demasiado rápido. ¿Imaginabas que te quería tanto? Yo me he dado cuenta estos días. No era consciente. Te quiere, tu prima. 

miércoles, 22 de febrero de 2017

¡Suerte bonita!

Durante unos cuatro años la has usado, abusado, explotado, golpeado… y ella ha seguido tus indicaciones sumisa y dócil. Cuando tienes una mejor, probablemente su propia hija, la dejas tirada en el campo y te olvidas de ella… no te sirve y te importa una mierda… es tu tradición, ni siquiera te molestas en identificar a tus animales, no creo que porque temas que te pillen, sino que puede que jamás la llevaras a un veterinario… es lo normal… si se queda coja, ni siquiera malgastarás un cartucho, un trozo de cuerda te sirve… si tiene una herida, un poco de desinfectante y si sale adelante bien o si ves que no, seguro que los dejas morir en un mar de dolor…

Dirás que estás dándole una oportunidad dejándola abandonada… y te creerás buen padre, buen amigo, buen colega y hasta buena persona…

La vi por un ventanal cuando terminaba una inspección en un área de servicio. Pregunté si la habían visto antes y me dijeron que no. Se quedaba mirando los coches esperando ¿a qué? ¿Que fueras tú a recogerla? La seguí hacia las basuras y acabé pidiendo un poco de fiambre en la cocina… el olor le pudo… tenía tanta, tanta hambre que pensé que de una dentellada me arrancaba la mano. La cocinera me ayudó a meterla en el coche sin pensarlo… Y cuánta sed… pobrecita…

Llamé a la Guardia Civil, por si por un casual hubiera un aviso de que hubieran perdido a la perra. Le dije al guardia si quería mis datos por si aparecía un dueño y me dijo: ¿Para qué? Ahora hay cientos de galgos abandonados en el campo.

A la hora estaba pegada a mi pierna, sin separarse… con el gesto de encogerse cuando notaba una mano encima… le rasqué las orejas y se quedó quieta, quieta… ¿es que no le rascaste las orejas? ¿La acariciaste alguna vez? No entiende nada, no sabe atender al siéntate o al ven… investigó por la casa y luego no sabía bajar la escalera. Le daba miedo. ¿No te has molestado en enseñarle lo básico? Le saqué una colchoneta del perro y flipó… se tumbó allí quieta, atenta a nosotros y pendiente de si salíamos de la habitación para seguirnos… Estaba agotada y cayó rendida. Es un siete andante… heridas recientes de tu abandono pero la de cicatrices, y algunas bien grandes que lleva en el cuerpo, ¿tanto problema había en curarla en condiciones? ¿Cuántos golpes le has dado? ¿Por qué?

Tú solamente has visto que la has reventado durante la temporada de caza, que ya ha criado y que  tienes otro más joven y más rápido… o a saber qué defecto le ves cuando la sacas de caza… seguro que a una bota vieja la tratas mejor, incluso puede que la lleves al zapatero a arreglar… no ves lo que yo veo…

Yo he visto una perra buenísima, cariñosa y lista. Necesita un poco de atención y paciencia para enseñarle lo básico, eso que no te molestaste en hacer… y con un poco de cariño que se le dé, lo devolverá elevado al cubo… probablemente una de las mejores y más nobles perras que jamás encuentre. Necesita saber que una casa es protección y aprender que uno regresa a casa y no la está abandonado  cuando sale por la puerta y que acariciar el lomo no duele…

Y sabes lo mejor, que tú no tienes remordimientos, que los tengo yo, porque siento que la he traicionado al no quedármela… pero estoy convencida que en nada tendrá una vida mejor que la que tú y yo le podíamos dar… así que gracias galguero de mierda, ésta vez, puedes escudarte en que les das una oportunidad… seguro que dirás que siempre hay un gilipollas que pierde el tiempo tratando de salvar a un bicho…

Pero no tenemos remedio… si hasta entre nosotros nos tratamos a patadas, dejamos morir como ratas a la gente que escapa de guerras… cómo voy a pretender que entiendas que a un perro se le debe respeto. Ellos no te abandonarían, ¿por qué tú sí? Qué pena tío. No entiendes nada. No sabes nada.

¡Suerte bonita!


domingo, 12 de febrero de 2017

Higiene para dummies... nivel 0

Mi diatriba del día es la siguiente: Si en vuestras casas, en vuestros baños tenéis jabón para lavaros las manos, ¿por qué en vuestros puestos de trabajo, véase cocinas, obradores, carnicerías o pescaderías, o en vuestros vestuarios y baños, no? Bueno, vale, en algunos casos hay unos dispositivos anclados a la pared mugrientos por fuera y bien vacíos, en el mejor de los casos… o en el peor, con unos restos aguados con unos posos plastinosos…

Dado que esto es el principio más básico de lo básico en la higiene, ya ni siquiera alimentaria, he decidido que mi tolerancia hacia este hecho es cero… Que no tienes jabón para lavarte las manos, acta y para los jurídicos… que pasan de sancionar porque consideran que es una minucia, pues bueno… a lo mejor el jurídico de turno debería aprender higiene básica… que solamente les caen 30 euros, pues bueno… Pero es que ya jode, que no clama el cielo, sino que jode, que en algunos sitios me fije que he dicho que no tienen jabón cada dos por tres y que solamente lo pongan, si lo hacen, cuando insisto en el tema… lo que además, me hace sentir más estúpida todavía por el esfuerzo mental que representa mi trabajo en el 85% de las ocasiones…

Y si os dais cuenta, solamente hablo de que tengan jabón, que la batalla para que se use… esa… está perdida de antemano…

Así que si sois de ese pequeño porcentaje que tiene y usa jabón, gracias… de verdad, sin ironía… tachadme de exagerada o loca histérica…  

Y para los que no... pues cagaos en mi familia y en mí, que ya dice mi madre que ella es lavable... pero os dedico este gran vídeo educativo... 
 
 

jueves, 26 de enero de 2017

El gerente desgerente

No logro entender que me sigan sorprendiendo algunas cosas... y entre ellas la del GERENTE DESGERENTE... tiene el trabajo con el que todos soñaríamos... me explico:
- Trabaja ocho días seguidos (jo, qué mal) pero le siguen cinco días de vacaciones completos;
- Su jornada comienza a las nueve salvo que sea sábado o domingo que entonces comienza a las once o doce... y acaba cuando termina su café de la comida.
- Es cierto que alguna vez tiene que ir por la tarde o cercana a la hora de cenar...
- Tiene un coche que cuesta más que de lo que gano en dos años, tiene casas varias, motos estupendísimas, siempre de viaje guay... con lo cual deduzco que tiene un muy buen sueldo...

Como nadie es perfecto,  "lamentablemente" el bótox lo lleva fatal al igual que la teñidura de pelos (agggggggg qué horror)


Y cuáles son sus funciones?
Pues ni idea... yo lo veo desayunar con sus amiguetes, tomar aperitivo con sus amiguetes, comer con sus amiguetes o su familia, ver el partido que toque, ir con la moto/cochazo/chisme-raro-que-use-para-desplazarse... hasta lo he visto jugando al billar y sobretodo enredando con su megachachi teléfono móvil.
El otro día, ya harta de levantar la enésima acta en la cocina, acabé preguntando que cuáles eran sus funciones... y me contesto que estar... pues oye, que hace su trabajo, porque estar, está...

Claro que la cocina es un puñetero desastre, la vajilla y cacharrería de la cena de la noche anterior sigue reseca esperando a que alguien quite los restos groseros, enjuague y meta en el tren de lavado. El cuarto frío es un trastero, las cámaras son calabozos mugrientos, la cocina parece en fase de desmantelamiento.. si ni funcionan la mitad de los enchufes. El cocinero hace lo que le viene en gana, cocina lo que quiere como quiere y sin cuadrar ni una receta (es que es un artista, dice), la grasa ya no es que se haya hecho fuerte y resistente, es que es la puta ama...
En mis inspecciones sobre legionella me puede llevar a una habitación que no está ocupada desde hace días pero que no se ha limpiado desde su último ocupante... y las que están "limpias" no lo parecen...
La cosa llega al punto de que se prefiere pagar 300 euros mensuales a un tipo para que sustituya la garrafa de cloro pero no jorobes... no digo que el gerente tenga que ir a ver la garrafa, es que tiene quince empleados sobre los que elegir... claro que todo siempre le toca al desgraciado que está contratado por cuatro horas y tú lo ves de sol a sol haciendo cosas.

Oiga, yo quiero ser gerente de estos... debe ser muy cansado estar todo el día con la cañita, el café, ahora una comida con unos colegas, ahora una charla con unos clientes... una partidita, unas gambitas... Según él, es agotador... porque no se puede ir de vacaciones a la vez que el resto de la gente y porque está todo el día hablando con gente... ala pues... que sí, que yo estaría agotada y mi hígado destrozado si llevara su marcha laboral.

Yo pensaba que los gerentes eran los que controlaban a los empleados, resolvían problemas, estaban al tanto de las averías y su estado de reparación, organizaban la cocina con el cocinero, coordinaban horarios, daban instrucciones, marcaban, controlaban, delegaban... pero es que eso son los gerentes de pacotilla... nada como un gerente desgerente... aprended pazguatos!!!!

martes, 24 de enero de 2017

No tengo muchas opciones

Llevo muchas semanas dándole vueltas a lo de retomar el blog. He dejado bastante de escribir y he vuelto al papel y boli para anotar mis humores melancólicos que arrastro desde hace unos cuantos meses. Como diría una que conozco: Chata, tú tienes una depresión no diagnosticada oficialmente. Y cada vez me convenzo más de ello… joer, si llevo desde septiembre sin tararear ni destrozar canciones… si hasta me cuesta ponerme a leer. A MÍ… Me grito porque me da mucha rabia. NO TENER GANAS DE ABRIR UN LIBRO. NO ENGANCHARME A UNA NOVELA. Me da miedo darme cuenta de mi estado lamentable de ánimo. Llevo tres meses que no hay día en que no haya llorado una, dos, tres veces, diez minutos, una hora o gran parte de la noche… y lo que más me jode, aparte de no encontrar el modo de superar esto es que me digan que me anime… Y no, no me contéis que podría ser peor, que hay gente en peor condición, que fíjate que jorobado el panorama de tal o cual… si ya lo sé, soy consciente de ello, es que no puedo hacer razonar a mi cabeza y que cortocircuite el lugar ese donde van todos mis malos rollos, que si dolores, que si muerte, que si haz testamento, que si mejor te mueres antes para que no te duela ver desaparecer a los que quieres… vamos, de alegría subida…

Así que con esta mierda de sensación, comienzo año con la misma mierda del trabajo. En este bucle sin final en el que se sigue sin tomar determinaciones y se sigue la desidia y la inercia… cuántas más actas se necesitarán para convencer a alguien (al interesado está visto que no pero tampoco a ese guardián que decide enviar a sanción y su dios supremo que decide sancionar), cuántas veces más seguiremos repitiendo lo mismo hasta la saciedad y recibirás un mail o una llamada pidiéndote que depures el expediente, que no puede haber tantas deficiencias abiertas y durante tanto tiempo (a mí que me expliquen claramente qué quieren, porque por ahora no sé mirar para otro lado, sigo entendiéndome lo que me contaba hace casi catorce años y lo más lamentable, es que hay deficiencias que llevan abiertas esos casi catorce años o más si leo lo que mis antecesores ya escribieron… así que no entiendo qué es depurar… ¿es sinónimo de cerrar? ¿es como el crecimiento negativo o todas estas expresiones “novedosas” para no decir lo que quieren decir?). Que sí, señores míos, que en el ochenta por ciento de mi censo las condiciones siguen igual o peor que cuando empecé (lo de peor es porque el sitio es mucho más viejo y no ha visto un clavo), que me repito mucho más que el ajo y que no evolucionamos… pero es que está claro que no quiere que se evolucione, que algunos viven muy bien sin mojarse, sin tomar decisiones, sin discutir y sin dar un palo al agua… y una ya está más que harta de escribir siempre lo mismo para que luego alguno me tilde de rigurosa…. amosandaya 

Venga, que me ofrezco, me estoy regalando… ¿alguien quiere sacarme de aquí? Prometo trabajar duro, ser lo más aséptica y objetiva posible, ser sincera y pulcra en mi trabajo… porque es lo único que tengo… si no puedo ser sincera conmigo misma en mi trabajo, ¿para qué sigo esforzándome en levantarme por las mañanas?

A lo mejor necesito el blog como medicina… porque ya me quedan pocas opciones y ninguna buena… y eso que las menos malas son darme a la bebida, comprar una autocaravana y perderme o acurrucarme en un sillón hasta estar apolillada.