viernes, 4 de marzo de 2016

Mi gran cagada existencial

Bueno, creo que ya es evidente que tengo desatendido el blog. Antes me servía para desfogar y no dar la brasa a mi madre ni a La Rubia. Ahora ya, ni eso... 
He intentado salir de Mordor. Me he ilusionado con retos en los que me creía capaz de, echando horas y esfuerzo, sacar cosas adelante... he intentado salir de aquí, intentar mejorar, intentar aspirar a algo nuevo... me he gastado dinero en cursos, he gastado horas de estudio, he metido más y más horas intentando demostrar, no sé a quién, que soy capaz de muchas más cosas de las que ahora hago.
Porque sí, en Mordor, me siento infrautilizada venga a repetir hasta la saciedad que está sucio, pero no se te ocurra hablar de biofilms que te miran cual extraterrestre, como para hablar de algo más... estoy cansada, agotada y defraudada. Y no es chulería, ni orgullo... hablo desde el hastío que está al borde de empastillamiento para combatir una depresión o el de darme a la bebida para poder dormir por las noches.
Pero, nada sale, y sigo aquí, atascada hasta que muera.... porque está claro que moriré aquí antes de jubilarme.
No hay manera de salir de Mordor y yo no quiero adaptarme a este sitio... Y paso de repetir las mismas entradas año tras año, y tras año y así podemos remontarnos al 2003 cuando llegué a este sitio y pensaba que en un par de años salía de aquí con un montón de experiencia adquirida en la España jonda, jonda, que ríete de las Fosas Marianas.
Será que merezco estar aquí y ya va siendo hora de olvidar las aspiraciones o ilusiones por mejorar. Así que me quedaré con mis libros viviendo la vida de otros (por una vez madre, te daré la razón, pero es mejor una mierda de libro que lo que pasa por mi ventana) cuando salga de mi trabajo, en el que me pasaré horas y horas recordando temperaturas que nadie quiere aprender, repitiendo hasta la saciedad que hay suciedad acumulada o que eso negro, señor mío, son hongos. Porque fuera del trabajo, es como si siguieras dentro, te miran mal, no te hablan y dirán de los norteños, pero aquí, son cerrados y antipáticos con los forasteros, aunque lleves mil años... y solamente te tratas con los de fuera, que por suerte para ellos, más tarde o más temprano se largan de aquí para no volver ni de visita.
Así que, fue bonito ilusionarse una y otra vez, presentando currirridículos, haciendo pruebas, haciendo cursos, estudiando, soñando... 
Está claro que hoy no es mi día, como no lo ha sido el mes pasado, ni el trimestre anterior, ni el semestre, ni el año ni... el concurso anterior, ni el anterior, ni el anterior, ni el anterior, ni el anterior... 
 Creo que,  para escribir un blog que se repite cual ajo o en el que sea una amargada la que escriba tontadas que a nadie importa, cierro la persiana.
Gracias por comentarios, dudas, quejas, protestas, insultos; gracias por los mail consultando cosas, que me han hecho pasar horas tratando de contestar lo mejor posible y de paso me han servido para repasar. Gracias por leerme y espero que os hayáis echado unas risas.

Si alguna vez pasáis por Mordor, acordaos de mí, que seguiré apolillándome por aquí... seré esa vieja pelleja ya sin perro y sin Rubia, que se habrá ido a lugares mejores, con un libro bajo el brazo, trasnochada escuchando doom y death metal, convencida que, todo lo que hizo desde los 17 fue una gran cagada. Ahora, a asumirlo, que no es poco.

Larga vida y prosperidad

12 comentarios:

  1. Como tu soy veterinario de sanidad, te sigo desde hace tiempo y me siento bastante identificado. Me da pena que te sientas mál, pero esta profesión es así (aunque a fondo solo conozco esta, estoy convencido de que las demás son igual de ingratas). Trata de disfrutar de la vida, haz tu trabajo en la medida en que A TÍ te resulte gratificante, si quieres más pues más, o menos pues menos. Posiblemente te será poco o nada reconocido, al igual que poco o nada penalizado si lo haces mal.
    Y aunque no sea un consuelo, piensa que por lo menos cobras cada fin de mes, que no es poco en los tiempos que corren.
    Un saludo y ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Es una pena que esas sensaciones que explicas sea algo bastante común entre profesionales que se ven atrapados en lugares y destinos de los que nos cansamos o nos desencantados. La ilusión y las ganas que al principio todos tenemos cuando se llega a un trabajo se agotan con el paso del tiempo al ver que pocas cosas cambian, desde "arriba" no hay empatía y parece que les da igual lo que hagas siempre que no les causes problemas ni les molestes. No existe la cultura del esfuerzo ni se premia o incentiva a quien es un honesto profesional, antes al contrario. No existe carrera profesional ni perspectivas. No existe movilidad profesional entre Comunidades Autónomas. Tanto carrera profesional como movilidad son derechos consagrados en la Ley 44/2003 de ordenación de las profesiones sanitarias pero no se cumple ni hay voluntad de que se cumpla (las sentencias están siendo desfavorables a los profesionales). Todo esto nos lleva a malos momentos, malhumor, etc. Sin embargo, creo que hay que hacer un esfuerzo mental, pensar que es un trabajo y seguir adelante. La lectura, la música, el blog, etc. Creo que tienes canales suficientes para abstraerte y vencer los pensamientos negativos. Aunque no sé qué hago yo diciendo estas cosas, que llevo un año sin tocar el blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Vaya!!! Siento mucho oirte hablar en ese tono, pero tristemente es la cruda realidad.
    No te hundas, ningún trabajo merece que tengas que empastillarte para aguantar el hastío, la vida es mucho más que todo eso.
    Me he reconocido en el último parrafo en el que dices que piensas que desde los 17 todo ha sido una gran cagada. Pero yo no me he permitido caer.... siempre hay algo por lo que mantener la ilusión.
    Un consejo: pídete una excedencia, vuelve a tu CCAA, y apúntate a la lista de interinos y sustituciones. Con todos tus años de antigüedad, pronto te llamarán.
    Quizás no ganes tanto dinero, porque no trabajarás las 52 semanas del año, pero la gran mayoría si. Y tu calidad de vida mejorará considerablemente. Creo que en tu situación merece la pena probar unos años......sino, siempre puedes volver al destierro.
    Animo

    ResponderEliminar
  4. Ambarrubia, te he seguido a temporadas , ahora no entraba muy a menudo, pero hoy he entrado porque voy a recomendar el blog a una compañera que ayer estaba con un bajón profesional y queria animarle con tu blog y me llevo la triste sorpresa de que quieres dejar de escribirlo .
    Cada vez que he entrado al blog me ha parecido que escribes muy bien y me he sentido identificada con tus ilusiones y desilusiones y has sabido expresar lo que muchos compañeros hemos sentido en el curso de nuestra carrera profesional, la falta de comprensión por parte de los jefes, de los administrados y a veces de los propios compañeros.
    Nuestra profesión tiene muchas variaciones profesionales y la de inspector de Sanidad es una de las más duras al estar poniendo la cara continuamente y eso sirve casi siempre para que te la partan.
    He dejado la profesión recientemente al tener edad y tiempo de servicio suficiente y he trabajado en casi todas las facetas de esta profesión, si hago el balance de estos largos años es positivo, siempre hay épocas buenas y otras nefastas, pero siempre se sale adelante.
    Tuve la suerte de poder moverme y cambiar bastantes veces de sitio de trabajo y de tipo de trabajo y creo que esto ha sido lo que ha hecho que en gran parte piense en este buen balance , aunque a veces esto ha sido muy duro .
    En esta profesión los avances los he mirado, no por años sino por décadas, han sido muy lentos , con cambios en el modelo de administración y tambien en los comportamientos de las personas, pero los cambios han sido inmensos y casi siempre positivos .
    Ayer con unas compañeras nos consolamos pensando aquello de "menos mal que estamos" porque ¿que pasaría si no estuviesemos ahí?
    Quiero animarte para que no pienses en "la cagada desde los 17", A lo largo del ejercicio profesional siempre se plantean dudas, pero ya verás como todo pasa.
    Mordor no esta peor que los otros Mordor, y los atardeceres del otoño son inigualables si buscas una buena loma con vista a las viñas enrojecidas, siempre pienso que algun día me acercaré, aunque solo sea para volver a disfrutarlo y poder llamar a alguna amiga "guacha".

    ResponderEliminar
  5. Ojala vuelvas. Soy veterinaria de mataderos y este blog me ha hecho pasar buenisimos ratos. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Como tu soy inspectora de sanidad, de provincias. Y aunque condenados al ostracismo, en los pueblos se esta de lujo, en la ciudad tienen demasiados problemas, demasiadas prisas. Lo que echo de menos en mi caso, es mas compañerismo, mas comprensión, mas relacion con el resto de profesionales rurales.
    De los carrera profesional ni hablamos....
    Espero que te recuperes animicamente y vuelvas por aquí, te esperaremos! Y las dos sabemos, que por muchos años que pasen, historias,anecdotas y curiosidades nunca faltan

    ResponderEliminar
  7. ¡Grande, Ambarrubia, grande¡¡.
    Inspector como tu, suscribo al 200% tus escritos.No dejes de escribir que los leemos muchos aunque comentemos pocos.

    ResponderEliminar
  8. y yoo que sueño con un dia ser inspectora de sanidad :( .. ya con 44 años lo veo muy lejano :( me encanta tu blog .. animos!

    ResponderEliminar
  9. No pondré en duda ninguna de tus razones, ni de tus sentimientos.
    Soy veterinario autónomo, tengo 50 años de edad. No he conseguido aburrirme un solo día de mi vida laboral. tambén he intentado que mis clientes cambien, mejoren, progresen... Algunas veces lo consigues otras mucha ( la mayoria) no. Lo anoto como un fracaso ( o un no exito) pero toca volver a levantarse a la mañana siguiente para poder llevar las lentejas a casa ( no exajero ni un apice). Eso si nunca he tenido que esperar la empatia de los de arriba, he decidido vivir sin dueño. Y esoy convencido de que tu también eres capaz, pero hay que decidir dar un giro a nuestrs vidas. Animo y suerte.

    ResponderEliminar
  10. No te vengas abajo. Al reves, sigue escribiendo y anotando anecdotas en un cuaderno. Al final te saldrá un libro o varios de anecdotas que puedes igualar al James Herriot britanico.

    ResponderEliminar