jueves, 12 de abril de 2018

Today is the greatest day I´ve ever known...

Hace unos meses, cuando decidí dejar de llorar por los rincones porque iba a terminar haciendo charco, me hice el propósito de que debo disfrutar la vida, como una obligación connatural al respirar... Imagina espicharla cabreada o supertriste por lo que pudo ser pero no fue... pues no, a lo María Jiménez, se acabó. Consiste en:

- Cada día cantar, canturrear, tararear, silbar o destrozar una canción... vale desde el Today que hace de título a Los Gandules y "La tuneladora, parece un topo pero es una excavadora...", a la que llevaba esta mañana caminando hacia el curro de  Orphaned Land "Go in peace, and find thy faith; Evolve thy self, and lose all hate; So a heaven you may create", pasando por en Laponia hace frío rememorando mi infancia o imitando a Molly con sus letras cuando vienen al pelo... hoy cantaría esa de la Vanidad pero me faltan las guitarras, aunque hace un momento estaba recordando a los Sepultura y su "war for  territory"... manda narices que recuerde letras en inglés... como siempre espacio tonto ocupado en mi cabeza e hilván de letras a las que les encuentro un significado (vale, a la de la tuneladora no, pero seguro que tiene uno oculto)

- Cada día reír, sonreír y al menos echarme una carcajada de metralleta de las mías... a estas horas me falta la carcajada... pero bueno, el otro día mi compañero habitual de coche en viajes inspectoriles me hizo llorar de risa y compensa la falta de hoy.

- Cada día dar un beso siendo consciente de ese acto de besar, de tocar, de abrazar... Jo, Rubia, qué suerte la tuya (jejeje). También vale despedirse con un beso, un besico o un beso gordo... ya sabéis que soy de poco beso y contenido, incluso por teléfono, así que si me despido con uno, es de forma deliberada... 

- Cada día tener un buen gesto (dos, o tres), desde recoger algo del suelo que se le cae a alguien a sujetar la puerta o recoger las tazas de la mesa del bar porque el camarero está ocupado... cualquier detalle tonto vale.

- Cada día aguantar la lagrimita y sustituir la sensación de pérdida por un recuerdo bonito... Es que la primavera me sienta fatal ¿primavera? bueno, lo que sea... 

- Cada día leer un poco... es cierto que atrás quedaron los días en que no tenía ganas de leer y que tanto me asustaron... eso sí, antes de viaje largo, por si acaso, libro acabado... no vaya a ser que me estampe y me quede en el limbo sin saber cómo puñetas acabó la novela... seré el fantasma ese de la biblioteca que descoloca los libros porque no consiguió terminar la novela en vida.

- Cada día pasar de mierdas chungas... mi espíritu competitivo, si es que lo tenía, se agotó en la primera partida de parchís, y paso de perder tiempo en rebuscar mierda que echar en cara para resarcirme en estúpidas y banales venganzas y revanchas que no entiendo más allá de un partido de baloncesto... no soy buena, ni una santa, ni la más mejor del mundo mundial pero mis deseos de venganza no van más allá que desear almorranas como la cabeza de un crío como diría mi gran amigo, alto, moreno y sexy... lo demás, el karma dirá...
Menuda tontada pensará alguno, y sí, probablemente lo sea... pero es mi Scattergories y son mis reglas...

https://www.youtube.com/watch?v=P8HZC_RExpw


sábado, 7 de abril de 2018

De oca en oca y tiro para máster

Mi máster es verdadero (y su notaza también) y me costó un huevo... tanto económicamente como en esfuerzo y horas de estudio, trabajos, carretera... y todavía no me ha servido de nada (salvo para hacer una buena amiga y quererla un montón a pesar de la distancia que nos separa, así que bueno, venga,  sirvió para algo)...
La teoría de La Rubia es que a algunos primero los ponen en sus puestos y luego buscan justificar esa posición de la manera que sea para tratar de convencerse y convencernos de que llegaron allí por sus propias capacidades y méritos y luego estamos los normales mundanos que hacemos cursos y nos preparamos para intentar llegar a algo más o salir de Mordor y ganarnos esos pequeños, míseros y muchas veces paupérrimos ascensos o tímidas mejoras en nuestro trabajo a base de arañar euros y horas... Pero en muchos casos ¿para qué? Para que nos tomen el pelo... porque ahora los másteres y cursos los dan por la face, por tu cara bonita, tu gracia y tu sal... Que es algo que sabíamos, pero amos, no me jodas, no nos toméis por tontos... es que estoy harta de que todos esos que se supone que se preocupan por nosotros pobres ciudadanitos nos tomen por gilipuertas...  
Y ya no pienso en mí, sino en mis hermanas, a las que por ahora no les ha servido para una puta mierda el máster de una y los dos de la otra... las horas para unas y la pasta que les supuso a mis padres... se podrían haber ido a recorrer el mundo de puta madre... cuánta razón tiene mi madre con eso de que mejor podía haber tenido tocinas...
Resultado de imagen de cerditas

¿Tan difícil es decir alguna vez la verdad antes de que te llegue la mierda al cuello? Es que ni con la mierda a la altura de la nariz son capaces de sincerarse... Vale, reconozco mi estupidez por pensar en que decir la verdad es la mejor opción... 

Yo sigo siendo la tonta que se presenta a casi todo lo que puede... el no lo tengo de antemano... al igual que en muchas ocasiones te dicen que esas plazas ya están dadas (queda bastante claro cuando piden cursos imposibles de obtener fuera de determinados ámbitos), que si no te conocen, que si es un mero trámite... pues nada, yo sigo actualizando mi ridículo, sigo haciendo cursos para mantenerme actualizada en mi trabajo y me pago aquellos que pueden resultar interesantes y la administración no me puede ofrecer... y sigo presentando mis ¿méritos? ¿mierdolerías? y demás por si alguna vez suena la flauta.... en alguna ocasión quizás llegue a ser la mejor candidata para un puesto... jajajajajaja, ay, que me da la risa como ayer cuando leía que una abuela tenía a "Mel Ginson" en una foto de una estantería porque era su amor platónico y otra decía que la suya adoraba a "John Donson" y la otra que llevaba la foto de toda la familia en la cartera junto a la de Guardiola.... claro, la típica evolución de las carpetas con fotos... joer, y yo llevaba a Matt Dillon y a  Agassi con pelucón y luego degeneré a  bichos y a bandas de grunge y death metal... ¿qué me pongo en la mesilla? Ya, Rubia, no cabe nada más con la lámpara, el despertador, el último peluche del perro, la vela, las "alhajas" desperdigadas... una foto de Jason Momoa? Con lo grande que es, necesitaría un portafotos DIN A4... NO, una pedazo fotaca en la parte interior de la puerta del armario como en casa de mis padres, que sigue Pearl Jam y Nirvana (al menos la última vez que lo abrí) 

Imagen relacionada

Estaba claro que si empezaba hablando de másteres llegaría hasta Jason Momoa en unos pocos pasos... chincha  Kevin Bacon con tus seis grados de separación...uy, hoy estoy tontolaba perdida... mejor me voy a hacer la comida (con Berto, claro)... Ah, mejor la novela de Ready Player One que la peli... eso sí, si luego os apetece ver pelis de los 80  como el Club de los cinco o Todo en un día y buscar el Golden Axe y demás, avisados estáis... Puñetas si hasta he canturreado una canción de Duran duran de cuando era un moco de niña...

Resultado de imagen de breakfast club

sábado, 24 de marzo de 2018

Me encuentro al quebrantahuesos y le doy dos besos

Esta semana me ha tocado inspeccionar unos cuantos sitios de esos que, aunque te caen bien y te resultan agradables en el trato, no dejan de ser guarretes. Son de esos que siempre están al borde del acta para sanción y que de vez en cuando se llevan el disgusto... pero, aunque sabes que en el fondo se están cagando en tu madre, se muerden la lengua y a lo sumo te dicen "me has pillado" y cuando les llega la multa te reciben con mala cara a la vez siguiente, pero no va más allá (al menos ante mí, que luego por detrás, a estas alturas, me da igual).
 
A mí son los que me resultan más... complicados no es la palabra... es una mezcla de rollo de coco, no por la inspección en sí, que es como cualquier otra, sino por la falta de capacidad para hacerles ver que serán majos, guisarán rico, tendrán el local a tope y currarán mucho, pero, coño, el puntito ese de limpieza y de orden... que para mí es lo fundamental (obvio), no lo ven o no lo quieren ver.
 
Sé que mi función no es convencerlos y que tampoco puedes ir de mosca cojonera cada mes para forzarles a limpiar... porque lo tendría que hacer con los demás y no soy la madre de nadie, pero, que no, cojones, que no me vais a convencer con eso de que en un restaurante con un par de limpiezas profundas al año basta y a diario se quita lo "gordo"... y yo me quedo tiesa, con cara de lela y opto por cantar mentalmente cualquier tontería tipo "Bajaus, ya hemos llegado a Cambrils... Cambrils, Cambrils, veraneo en Cambrils, near to Salou" o "Jacinto Benavente, Jacinto Benavente", "me encuentro al quebrantahuesos y le doy dos besos y le pregunto por si hay carroña, cojo una ovejita por el pescuezo, está podrida será mi almuerzo"...
para evitar una explosión de............................... (añadid cualquier cosa pero yo me veo a mí misma como si fuera de Bloodbath en pleno concierto... la niña del exorcista no me llega a la suela del zapato)
 
Así que me he pasado media semana con cara de haba cantando mentalmente mierdolerías cachondas cuando en realidad lo que me apetecía era ponerme unas muñequeras con pinchos, pintarme las uñas y los ojos negros, clavarme unas botarracas y pegar cuatro aullidos para relajarme... como si con eso fuera a conseguir que limpiasen... qué atontada... ale, me voy que estará Berto en la radio hablando de caca-culo-pedo-pis y eso también me relaja mientras cocino.
 

jueves, 22 de marzo de 2018

La leyenda del lugar sin inspector de sanidad

Es lo que tiene, mucho sueño pero sin conseguir dormir... necesito ir a Fraggle Rock...



Uno

Despertó aterido de frío sin saber dónde se encontraba. Tenía algo frío cubriéndole  la cara y al frotársela le escoció.   Notó que todo él estaba cubierto de lo que le parecía escarcha. Percibía una  luz muy tenue a lo lejos pero al intentar caminar hacia ella se tropezó. Fue palpando lo que parecía una torre de plástico hasta encontrar un hueco por donde pasar.
                - ¿Hola? ¿Hola?- gritó al vacío. Nadie contestó. No tenía idea de dónde estaba o cómo había llegado allí. Lo último que recordaba era estar viendo un partido de futbol en un bar. Pero, ¿cuándo había sido eso? Se sentía mareado y le costaba coordinar los pensamientos.
                Oía un zumbido bastante fuerte sobre su cabeza, pero no podía ver más allá de un palmo de sus ojos. Se pegó un golpe en la frente. Tocó una especie de barra fría y fue siguiéndola con la mano hasta llegar a su unión con una columna.  Se tropezó nuevamente  con algo que hizo un ruido seco al desmoronarse. Con las manos frente a su cara para no darse otro porrazo, trató de abrirse camino hacia la luz. El zumbido se hizo de repente más fuerte y notó un viento helador sobre su cuerpo. Se dio cuenta que no llevaba abrigo y que hacía mucho frío.
                Poco a poco, paso a paso fue buscando la débil claridad. Al doblar una esquina fue capaz de distinguir unas cajas. Se acercó a ellas tratando de ver si estaban rotuladas. Consiguió leer: “Guisantes finos”.
                - ¿Dónde cojones estoy? ¿Hola? – gritó de nuevo. Pero solamente escuchó el zumbido por encima de su cabeza.
                En el siguiente montón de cajas consiguió leer “Judías planas” y en el siguiente, “Judías redondas”.
                - ¿Qué es esto? ¿Un puto supermercado?
                Le castañeaban los dientes y su cuerpo temblaba cada vez más hasta el punto de que dolía. La luz estaba casi frente a él como si fuera un faro en un acantilado. Fue resbalando hacia ella. Cayó al suelo y sus manos se llenaron de hielo.  Comprendió que estaba en una cámara de congelación. Pero, ¿dónde? Y, ¿por qué? Le costaba pensar.
                Consiguió llegar a la zona más iluminada y encontró una puerta. Apretó el interruptor de plástico de apertura y aunque se oyó un chasquido, la puerta no se abrió. Buscó alrededor por si hubiera otro interruptor o un timbre de aviso, pero lo único que encontró fue el soporte vacío para un hacha.
                Empezó a golpear la puerta con todas sus fuerzas a la vez que se desgañitaba pidiendo auxilio. Aunque hacía mucho frío, bajo el jersey notaba el sudor causado por los nervios y el continuo golpeo. Le dolían los puños y la garganta enronquecía por momentos pero siguió gritando y dándole a la puerta, ahora ya con las manos extendidas porque los nudillos se le habían abierto y la sangre se quedaba helada como una costra. Le temblaba todo el cuerpo y parecía que se le iban a saltar los dientes con tanto tembleque.
                Paró un momento para recuperar el aliento y cogió la caja más cercana que pudo levantar con facilidad. Continuó dando golpes a la puerta con la caja, que al final se rompió, cayendo por el suelo bolsas de camarones pelados. Cogió una bolsa con cada mano y siguió golpeando la puerta. Los golpes cada vez eran más y más débiles y sus gritos habían pasado a un murmullo ronco.
                Se dejó caer en el suelo, apoyado en la puerta. Siguió con los golpes pero cada vez más lentos y más torpes. Luego, cesaron. Al igual que la tiritona.
                - Eh, hola, ¿cómo tú por aquí? – le sonrío a la oscuridad al cabo de un rato de quietud. Se quedó como escuchando.- Sí, me encantaría darme un baño en la piscina.
                Torpemente se descalzó y se sacó los calcetines. Consiguió liberar un brazo del jersey, pero fue incapaz de sacar la cabeza por el cuello.
                Ya no golpeaba la puerta ni pedía auxilio. Su cuerpo ya no temblaba ni sus dientes castañeteaban. Su respiración era más tranquila y suave. Hasta parecía sonreír.
                Lo encontraron a la mañana siguiente. Un hombre escarchado rodeado de camarones pelados.
                - ¿Lo reconoce?- preguntó el guardia civil al carretillero que lo había encontrado por la mañana.
                - Me parece que es el veterinario. El de sanidad, ya sabe, el que hace inspecciones.

Dos
                Tenía los ojos tapados y las manos a la espalda. Le picaba el cuerpo y el olor amoniacal le recordaba a un corral. Consiguió levantarse e ir tanteando con las manos las paredes hasta tropezarse con algo que sonó metálico. Siguió palpando hasta encontrar una puerta baja de barrotes metálicos. Buscó el pestillo. Resultaba complicado, pero al final, consiguió encontrarlo.
                Cuando ya había conseguido descorrer el pestillo, una mano le agarró fuerte de la nuca. Chilló hasta quedar sin aliento.
                La sacaron de allí con fuerza. Le agarraron los brazos y le obligaron a avanzar.
                - Soltadme. ¿Qué queréis? Dejadme. Socorro.- Gritaba con desesperación.
                No le decían nada y sus manos se clavaban con fuerza en sus brazos. Alguien abrió una puerta. Ella volvió a gritar. En vano.
                Entraron a otro sitio. El olor era distinto. Lejía, identificó. Le sobrevino una arcada. Reconocía el sitio.
                La arrodillaron en el suelo.  No podía estar pasándole esto. No podía ser.  Tenía que ser una horrible pesadilla.
                - Soltadme- imploraba llorando, con los mocos escurriendo por la nariz hacia su boca.- Soltadme. Por favor.
                Un pie hizo presión en su espalda para que bajara la cabeza. Notó que algo se ceñía en su cabeza.
                - No, no, no – gritó hasta que su voz quedó enmudecida con el ruido de una sirena.
                Quedó distendida. Como un trapo. Con el cuello colgando. Le pasaron una cadena por un tobillo y la izaron boca abajo con una grúa. Los ojos los tenía abiertos y en blanco y alrededor de su cabeza olía un poco a chamuscado.
                La agarraron del pelo para levantarle la barbilla. Con un diestro movimiento, le atravesaron el cuello con un cuchillo puntiagudo. La sangre empezó a manar del corte de sus carótidas y yugulares. La sangre, roja y caliente caía desde las heridas cual cascada en la pila de sangrado del matadero. De repente sus ojos volvieron a la vida. Trató de coger aire pero solamente consiguió inspirar sangre, que le llenó la boca. Sus piernas y brazos empezaron a convulsionar mientras trataba de levantar la cabeza buscando aire.
                Su último pensamiento lúcido fue que el aturdimiento no servía.
                El  guardia se acercó al matarife pensando que estaba más blanco que su mono recién puesto. Estaba sentado en el peldaño de la puerta trasera del matadero boqueando como un pez fuera del agua.
                - ¿Sabes quién es?- le preguntó con voz suave ante el temor de que se le derrumbara.
                - Claro.- Le miró con lagrimones cayéndole por sus curtidas mejillas.- Es la veterinaria que viene al matadero.

Tres
                El hombre entró silbando desafinadamente como siempre. Fue al cuadro de luces y accionó los interruptores. Las luces tardaban un rato en encenderse pero, tras tantos años trabajando en la bodega, se la conocía como la palma de su mano. Tenía que hacer unas comprobaciones antes de empezar con los trasiegos.
                Durante media mañana estuvo con el bodeguero y un peón trabajando pero después, mientras los otros se iban a almorzar, como todos los días, subió por la empinada escalera metálica que llevaba a la zona de tinajas. Allí, en un rincón guardaba su pequeño vicio escondido en una cajita metálica tras un canalón.
                El suelo de la zona de tinajas estaba nuevo. Tras años de pelea con sanidad habían tenido que sanear la zona y habían terminado con una capa de epoxi de color rojo. Las bocas de las tinajas se veían abiertas y oscuras con la poca luz que entraba por los cristales plomados de una gran cristalera que caracterizaba a la bodega. Ahora mismo no tenían ninguna ocupada pero en un par de meses estarían casi todas llenas. Fue hacia su rincón pero a medio camino, junto a una de las tinajas se encontró un par de botas. Eran de hombre y parecían buenas. Las cogió. La suela de goma apenas estaba desgastada y era cuero bueno, lustroso y flexible. Se fijó que ponía un 9.5 y lo primero que le vino a la cabeza fue la duda de a qué número de pie se correspondería esa referencia. Pero, ¿qué hacían allí esas botas?
                Cogió el móvil y buscó en el menú la aplicación de linterna. El flash se encendió. Hizo un barrido alrededor suyo por si encontraba algo. Nada. Entonces, acercó la luz a la tinaja. Se agachó para que la luz penetrase más y poder ver el interior. ¿Había algo al fondo? No podía ver bien, pero se le erizó el vello y se acojonó.
                Bajó la escalera a toda prisa y siguió sin parar hasta llegar al patio ajardinado. El sol le calmó un poco. Esperó paseando a que llegasen los otros dos del almuerzo y les contó lo de los zapatos. Los otros fueron a mirar.
                A los cinco minutos salieron al patio con el enólogo. Estaban pálidos.
                - ¿Qué pasa?- les preguntó nervioso.
                - Llama a la Guardia Civil. Hay un muerto dentro- le contestó el bodeguero antes de darse la vuelta y vomitar en el suelo.
                - ¿Quién es? ¿Lo sabéis?- agarró por los brazos al peón.
                - Sí… el tipo ese de las gafas que viene a la bodega. El de Sanidad.
                El enólogo no pudo ni darse la vuelta. Vomitó a los pies del otro.
                Unas horas más tarde, cuando ya habían sacado una camilla con el cuerpo de la bodega, uno de los guardias se acercó al enólogo con una bolsa de plástico en la mano.
                - ¿Sabes de quién puede ser esto?- le preguntó enseñándole la bolsa transparente. Dentro se encontraba su preciada caja metálica. Su secreto.
                Se encogió de hombros con cara de derrotado.
                - Mío.- Contestó.
                El guardia lo miró como se fuera el ser más despreciable del planeta.

Cuatro
                El alguacil estaba que trinaba. Ahora tendría que acercarse hasta el abastecimiento de agua porque la auxiliar del ayuntamiento le decía que no había cloro en el agua del pueblo. Puñetero cloro. Si esa agua se llevaba bebiendo desde hacía mil años y nunca había dado problemas. Pero no, ahora, había que desinfectarla. Y la niñata pesada esa del ayuntamiento no tenía otra cosa mejor que hacer a primera hora de cada mañana que mirar el puñetero cloro dichoso.
                - Que, ¿qué va a ser? ¿Qué va a ser?- la imitaba en voz alta mientras llegaba con el viejo todo terreno al depósito a las afueras del pueblo.- Pues tonta, qué va a ser… que se habrá gastado la puta garrafa.
                Abrió la puerta con su juego de llaves y entró en la caseta. El clorador hacía su ruido habitual, contando los pasos para lanzar la dosis de desinfectante. Soltó un puntapié a la garrafa. Tenía cloro.
                Y, ahora qué, pensó. Seguro que si volvía al ayuntamiento y decía que estaba todo bien, la petarda esa iría con el cuento al secretario. Menudos dos odiosos. Le iban a joder el día.
                - Puta mierda- gritó con fuerza. Se agarró a los asideros del depósito para subir hasta arriba. Se asomó. El depósito estaba a más de la mitad, pero no se fijó en eso. Casi se cae hacia atrás al tratar de bajar lo más rápido posible.
                Salió de la caseta como alma que lleva el diablo buscando cobertura para su móvil.
                - Ayuntamiento, buenos días- le contestó la auxiliar.
                - Soy yo, soy yo… Avisa que no se beba agua. Que no se beba.
                - ¿Qué? Pero, ¿qué pasa?
                - Llama a la Guardia Civil. Está en el agua… en el agua…- notó una opresión en el pecho que le impedía respirar.
                Media hora más tarde cuando llegó el secretario del ayuntamiento junto con la benemérita se encontraron al alguacil  sentado en el suelo jadeando.
                - ¿Saben quién es?- le preguntó más tarde la secretaria judicial cuando sacaban el cuerpo del agua.
                - Sí, la chiquita esta que venía a la piscina… de Sanidad. Ahora no recuerdo su nombre.- Contestó en un murmullo.
                - Denle un poco de agua a este hombre y llévenlo al centro de salud. Tiene una crisis de ansiedad.
                - No. Agua no.

Cinco
                - Entonces, ¿ya te queda claro?- le dijo la voz. Grave, amenazante, contundente.
                - Sí- lloraba la otra atada a la silla.- Sí.
                La luz era tan intensa que hasta con los ojos cerrados le molestaba. Incluso creía notar su calor en la cara. Lagrimones le caían por sus mejillas y no paraba de hipar y sorberse los mocos.
                - ¿En serio?- El golpe fue tan rápido que la silla se puso sobre dos patas para caer de nuevo.
                - Sí, sí, sí…
                - Muy bien. Pues dilo.- Y marcándole un número en el teléfono se lo acercó.
                - Ha llamado a la Dirección Provincial de Sanidad. Si conoce la extensión, márquela. En caso contrario, le atenderos en breves momentos.- Y comenzó a sonar una versión acústica del “Yellow Submarine”.- Buenos días.
                - Hola. ¿Me puedes pasar con personal?
                - Personal. Dígame.
                - Hola. Soy María. Me llamasteis ayer para hacer una interinidad en…
                - Ah, sí María. ¿Qué ocurre?
                - Renuncio a la plaza. Lo siento, pero tengo que renunciar.- El hombre apagó la comunicación.
                - ¿Qué pasa Pilar?- Le preguntó su compañero de la sección de personal.
                - Lo de siempre. Otra renuncia.
                - ¿Te ha dado alguna explicación?
                - No. Lloraba como los últimos cuatro o cinco y ha colgado rápidamente.
                - Pues no queda nadie en la lista.
                - Ya. La Consejería dijo que trataría el tema para que se hiciera cargo Tragsa.
                - Pues vale.- Se encogió de hombros-  ¿Salimos a desayunar?
               
Epílogo
                - Quiero hacer un brindis- dijo el hombre levantándose con la copa en la mano. Todos se levantaron con un pequeño estruendo de sillas al arrastrar las patas por el suelo de piedra. Las copas en lo alto brillaban doradas y preciosas a la luz de las majestuosas lámparas del fantástico comedor del antiguo palacio.
                - Por nosotros. Por nuestra vida y nuestro negocio. Por lo nuestro. Por nosotros.
                - Por nosotros- exclamaron al unísono las casi veinte personas que estaban alrededor de la mesa.
                - Muchachos, rellenad las copas- le espetó el maître a los camareros, que presurosos atendieron la tarea, para luego volverse a apartar a un rincón del comedor.
                - Todavía no entiendo lo que celebran- comentó el camarero novato a su compañero.
                - Que nos mantienen libres de los inspectores de sanidad- le contestó el otro.

                - Y por eso, hijo mío, en Tortilluela de los Alcornoques, nunca, jamás, habrá  un inspector de sanidad.- Lo arropó con cariño y le dio un beso en la frente.- Y ahora, a dormir. Buenas noches.
                - Buenas noches papi.

domingo, 11 de marzo de 2018

Una persona... simplemente

El otro día, entre otras cosas, me preguntaba un periodista si me había encontrado problemas en el trabajo por ser mujer, si me había sentido amenazada, minusvalorada, acojonada... por ser mujer en mi trabajo.

En estas cuestiones, mis respuestas parecen extrañamente simples: No, no he tenido problemas por ser mujer. Ser mujer no es el problema. El problema es la falta de cultura y la torpeza mental de algunas personas. (Personas, indistintamente del sexo que las defina física y/o mentalmente). 

Soy una mujer afortunada para algunas personas, una petarda para otras muchas, una cabrona para unos cuantos y una pedorra para mis hermanas... y para mí, soy una persona, una persona normal y corriente. Nunca he tenido problemas para hacer o estudiar lo que he querido... hice ballet como después me he aficionado al rugby, odio el barroco y le estoy cogiendo un gusto tardío a Satyricon (nunca es tarde para la música... pero anda que no tengo cosas por escuchar). Igual que La Rubia, no sufro brecha salarial, no peligra mi puesto de trabajo por quedarme embarazada ni tendré problemas para pedir permisos no remunerados para cuidar a mi prole o a mis padres cuando lo necesite... Y lo más importante, NO ME AYUDAN EN CASA.

Y sí, en mayúsculas... NO ME AYUDAN... Ni yo ayudo... Me revienta cuando dicen: Es que te ayudan en casa... ¿Cómo que me ayudan? ¿A mí?

¿No vivimos en la misma casa? ¿No tenemos horarios similares de trabajo? ¿No tenemos, por ahora, dos manos y dos piernas? ¿Hay que tener una formación femenina específica para poner una lavadora y tender la ropa y una formación masculina específica para usar el taladro? ¿Es mi obligación saber hacer una paella y su obligación cambiar un enchufe? ¿Dónde está escrito? Y si tengo un día vago o estoy cansada o me encuentro mal, ¿tengo que fregar el suelo yo? ¿Por qué? 

Al cabo del año creo que plancho una docena de camisetas, alguna camisa y algún pantalón... y ya no recuerdo cuándo limpié un lavabo. Esta semana tendí una de las dos coladas que cargué en la lavadora, saqué un par de veces el plástico al reciclaje y hace dos miré la presión a los neumáticos y el nivel de aceite de mi coche. La última vez que hice la cama fue cuando La Rubia se fue a Murcia de examen y esta semana quiero limpiar el polvo de los libros (llevo mentalizándome semanas pero es uno de los trabajos más inútiles del mundo) y cuando cese el diluvio limpiaré cristales, sin prisa, porque me la pela que tengan marcas de gotas...  En un rato me pondré con la comida porque quiero ver el baloncesto y mientras estoy escribiendo escuchando metal a saco, La Rubia está planchando viendo capítulos viejunos de Star Trek... y a ver si me acuerdo de regar al troll ese del rincón que está de nuevo loco sacando hojas (odio la puñetera planta, y qué aguante tiene la jodía)

En serio, ¿me ayudan? 
Pues eso... sin más... que mientras sigamos pensando en hombres, mujeres y redundantes, vamos mal... ¿tan complicado es pensar en y como personas y actuar como tales? Debe ser... Si al final La Rubia tendrá razón en eso de que vivimos en otra dimensión (que se cierra al abrir la puerta de casa y salir) 

jueves, 1 de marzo de 2018

Me confieso...

Será que estoy malucha, con fiebre y tiritona, que me duele la cabeza, el cuello, la garganta y que hoy estoy simplemente cabreada, asqueada y un poco hasta más allá de la coronilla...
 
Confieso que me cabrea mucho la frasecita que me gritan varias veces al día desde otros despachos: ¿estás ocupada? No, me estoy comiendo los mocos, me apetece contestar (como opción más fina)... pues ven a ver si estoy ocupada o llámame al teléfono, pero no me grites, que esto parece una casa de locos gritones (alucina mamá... pero nuestra adolescencia fue más silenciosa que cualquier mañana en el despacho). Y tanto responda sí como no, me insisten para que deje lo que estoy haciendo y me levante  para una mierda de cosa que no tiene nada que ver con el trabajo y ni es una urgencia (un puto video del WhatsApp por ejemplo, o la prueba de un maquillaje o un cotilleo de alguien que ni conozco)... confieso ser la tonta que cae todos los días y se levanta y sale del despacho para volver resoplando... y si cierras la puerta porque estás tratando de hacer un informe mientras se está de tertulia, te la abren para preguntar ¿te pasa algo? ¿por qué te cierras?... venga, va... será que con la edad necesito más concentración y que no soporto los gritos y alaridos fuera de los grupos metaleros y de las pelis de terror.
 
Confieso que soy una jefecilla de mierda... me cabrea tener que pedir las cosas varias veces para que se hagan; si las he dicho una vez, ¿no vale? Algunos me dicen que delego poco, que quiero las cosas con rapidez, que soy demasiado directa en mis opiniones... Somos adultos y no niños de la LOMCE... me cabrea tener que repetir y repetir a alguien que haga una cosa... ¿Te lo he dicho una vez? Pues no insisto, puñetas... y si es que se te olvida, apúntala, anótala, tatúatela, ponte un nudo... pero venga, a estas alturas de la vida... ¿Y cuando alguno te dice que es que ni siquiera ha abierto el mail o no ha abierto la carta porque pensaba que no era cosa suya? Hombre, puedo confundirme en enviar un mail o un carta pero raro es si te lo mando expresamente... ¿no tienes ni un segundo para abrirlo?  Y luego, que soy muy estricta y una intransigente... ¿Por qué no quiero que se me acumule la faena? Pues bien, vale... confieso ser una intransigente jefecilla de mierda...  ¿Te ofende? ¿El qué? Si es trabajo, nada personal... es que no me veo en el plan de "ruego por favor, que me perdones pero te insisto en que abras el correo electrónico para que leas el mensaje que te envié el mes pasado, hace quince días, la semana pasada y ayer... y que necesitaba que me contestases hace tres semanas... perdona por la insistencia (páncreas mío)"...

Confieso que me toca mucho las narices que cuando alguien viene a preguntar o consultar algo, según quién lo reciba, directamente me lo pasen a mi despacho o lo larguen para que vuelva cuando esté yo... ¿qué pasa? ¿no puedes atenderle? Es igual que lo de no coger el teléfono, no acercase al fax  (esa máquina todavía existente), no coger las cartas del cajetín de correos, ni poner el rollo de papel cuando se gasta, ni cargar de papel la impresora, ni avisar de que se ha atascado ni hacer amagos de solucionarlo, ni saber nunca qué se tiene que llevar el conductor por más que en la nevera allá un cartelón con la recogida de muestras pendiente, ni querer saber nada que se salga de su mycombo.

Confieso que alguna vez, o muchas, dependiendo del mal humor de mierda que tenga, me dan ganas de ser una tremenda hija de puta y cronometrar el tiempo de cigarrito diario de algunos... no sé, traer mi libro y salir a la par... estoy convencida de que me daría tiempo a leer media novela o más al día... porque si me compro un paquete de pipas, lo acabo y siguen de cigarrito... y ya la leche es cuando alegremente comentan  que se van a dar un paseo para estirar las piernas... coño, vete de inspección y estira las piernas cocina arriba, almacén abajo... y luego te dicen que tienen mucho trabajo y que no les da tiempo a sacar la faena del mes... y en mi cabeza estallan los chillidos que no salen por mi boca calculando que de cada hora, veinticinco minutos son para el cigarrito... ¿te quedan pulmones? En serio, ¿no eres consciente del problemón que tienes?

Confieso que me jode que me llamen a mi móvil personal para asuntos de trabajo, ¿para qué llevo siempre encima el móvil del trabajo? (Sería casi siempre, porque cuando voy al baño, a veces no lo llevo encima... y sí, justo en esas ocasiones lo oyes a lo lejos mientras estás a mitad del pis).  Habitualmente durante la jornada, mi teléfono privado se queda en el maletero del coche, o en el despacho o si suena en mitad de una inspección, no lo voy a coger nunca... ni miro los mensajes del WhatsApp cada vez que llega uno... si a veces al salir hacia casa me encuentro más de 300 mensajes de los dichosos grupos, ¿cómo voy a reparar que en uno de ellos hay una foto para que revisara el etiquetado y te contestase al momento? De igual modo, ¿para qué tienes un móvil del trabajo si siempre está apagado? No te voy a llamar a tu teléfono personal para cuestiones de trabajo... ¿no te parece?

Pues eso, que hoy estoy de confesiones de mala bicha porculera... Y sí, estas cosas las he comentado en el trabajo... y algunos han puesto caras raras, pero sigo siendo la tonta que se levanta cuando le gritan el ¿estás ocupada? y la estúpida que ha desatascado la impresora todos los días de esta semana... me voy con mi manta y mi ibuprofeno a ver si mañana mejora mi humor mierdero.

viernes, 9 de febrero de 2018

Y a mí, plin...

Una de las cosas que más me flipa de este trabajo es cuando le estás señalando a un gerente/representante /técnico/titular/....póngase cargo.../ una deficiencia como un cúmulo de mierda de varios centímetros de altura o de longitud (real de esta semana) y el susodicho ser viviente que me acompaña diga que no ve nada, que no detecta esa deficiencia o que simplemente carece de importancia...
 
Por mi cabeza,  de forma simultánea, susurra la voz de mi yaya con eso de "para ti la perra gorda" mezclada con la voz hiperaguda de mi tía Pili y su "espera pollo que aún no te pelan" y me aparece la imagen de la cara de mi hermana Mery con su cara de asco supino elevada a la enésima potencia que me pone cuando le digo cualquier cosa que a su juicio es una imbecilidad que no merece la pena ni contestar... es una cara que parece que te abofetea.
 
Suelo insistir, volver a indicarlo, señalarlo, decirlo, una y dos y hasta tres veces, pero cuando siguen en su negación absoluta, paso de discutir, ni de gastar más saliva... mantengo mi mejor de las composturas, sonrío delicadamente y con un gesto sencillo, suave y natural, cojo mi boli y describo lo más pomenorizada, objetiva y detalladamente el cúmulo de mierda, al estilo:
 
En la parte trasera del estante tercero contando desde arriba, frente a la entrada de la cámara número 1, se detecta, tras el recipiente que contiene muslos y contramuslos de pollo en contacto con lo que parece el líquido de fusión generado en el proceso de descongelación, una acumulación de lo que parece materia orgánica con coloración marronácea con zonas amarillentas y anaranjadas, de textura compacta al tacto, pero que no se desprende de la superficie con facilidad....
 
En el suelo, bajo la zona de plancha se aprecia la formación de una masa de unos diez centímetros de altura compuesta por restos marronáceos, amarillentos e incluso negros y en la pared de azulejo blanco, los baldosines presentan regueros amarillentos y marrones que abarcan desde la zona superior de la plancha hasta llegar a contactar con la masa descrita anteriormente.
 
Entre los módulos de los armarios refrigerados sotabancos se aprecia en el pequeño espacio que dejan sus superficies, la presencia de restos de distintas coloraciones y aspecto reseco que al pasar la punta de un bolígrafo se desprenden y saltan dejando a la vista que dichos restos continúan a lo largo del lateral de armarios colindantes.... llegado el caso, si se pueden mover, les pido que lo hagan, pero a veces, les pido un cuchillo y voy sacando la mierda.
 
Si a mi supuesto interlocutor se la pela, se la suda, se la refanfinfla, le importa un bledo, un pepino, una mierda, un comino, se la bufa, se la trae floja, se la trae al pairo, se la trae sin cuidado, se la pela, le importa un pimiento, está en su derecho...
 
Y del mismo modo, aunque me la pela, me la suda, me la refanfinfla, me importa un bledo, un pepino, una mierda, un comino, me la bufa, me la trae floja, me la trae al pairo, me trae sin cuidado, me la pela, y me importa una mierda, lo miro falsamente preocupada y le recomiendo que se revise la vista.
 
Y sí, Marina, a pesar de esto, me gusta mi trabajo.